Mostrando entradas con la etiqueta EDUCACION. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta EDUCACION. Mostrar todas las entradas

viernes, 23 de marzo de 2018

Mujeres contra la libertad de expresión



Por Michael Barone

A veces, para aquellos de nosotros que estamos constantemente leyendo estadísticas y resultados de encuestas, se destaca algo que no esperabas ver, un número que te hace pensar que el futuro no será como crees.

Mi último avistamiento de tal número apareció en un informe del New York Times del 12 de marzo en una encuesta de estudiantes universitarios patrocinada por el Consejo Estadounidense de Educación, la Fundación Charles Koch y la Fundación Stanton. Les preguntó a los estudiantes sobre la libertad de expresión en el campus, si está permitido y si debería serlo.

Los campus universitarios se han transformado en el último medio siglo de la zona de nuestra sociedad más tolerante a la libertad de expresión en la zona menos tolerante.

Sorprendentemente, la mayoría de los colegios y universidades tienen códigos de voz y mantienen burocracias encargadas de restringir el habla en el campus. Una décima parte limita esta libertad a las pequeñas "zonas de libre expresión" remotas.

El porcentaje de escuelas con códigos de lenguaje restrictivos ha ido disminuyendo, gracias en gran medida a la Fundación para los Derechos Individuales en la Educación, pero las restricciones del habla siguen siendo la norma, no la excepción. Su propósito declarado es evitar el discurso que es "ofensivo", un estándar inevitablemente subjetivo, especialmente para aquellos que se cree que contribuyen a la "inclusión" y la "diversidad".

La mayoría de los estudiantes encuestados dijeron que apoyan tanto la libertad de expresión como la "inclusión y diversidad". Cuando se les preguntó qué es más importante, el 53 por ciento dijo inclusión y diversidad, y solo el 46 por ciento dijo que hablar libremente.

Lo que encontré más llamativo, los números que sobresalieron para mí, fue la diferencia entre hombres y mujeres. Entre los hombres, el 61 por ciento favoreció la libertad de expresión. Pero solo el 35 por ciento de las mujeres lo hicieron. Ese es un resultado que ciertamente no había esperado.

Ese porcentaje es particularmente preocupante porque las mujeres ahora constituyen la mayoría de los estudiantes universitarios. Parecen ser una preponderancia de los administradores del campus que administran y hacen cumplir los códigos de lenguaje y asalto sexual de las escuelas, en un momento en que los administradores superan a los docentes en educación superior.

Históricamente, los grupos desfavorecidos se han opuesto a las restricciones del habla: defensores de los derechos civiles, organizadores sindicales y radicales de izquierda. Ahora, como señala el Times con cautela, los estudiantes que más valoran la libertad de expresión pertenecen a "grupos históricamente o actualmente en puestos de poder". Históricamente, quizás, pero no actualmente. Son las ortodoxias izquierdistas y liberales y las políticas de cuotas y preferencias raciales que los restrictores de habla del campus están intentando protegerse de los comentarios que cualquier persona considere "ofensivos".

Entonces la diferencia entre estudiantes masculinos y femeninos puede reflejar diferentes posiciones de poder, y aquellos con mayor riesgo de proscripción son más favorables a la libertad de expresión. También puede reflejar diferencias entre los temperamentos masculinos y femeninos en promedio.

Los estudios psicológicos realizados durante muchos años concluyen que las mujeres tienden a valorar la amabilidad y el consenso, mientras que los hombres tienden a buscar el conflicto y la competencia. Uno puede imaginar fácilmente explicaciones evolutivas para esta diferencia de grupo, que, por supuesto, no es aparente en cada individuo.

La voluntad de las estudiantes de subordinar la libertad de expresión a los valores políticos es inquietante en un momento en que los hábitos mentales y el comportamiento desarrollado en el campus tienden a filtrarse a la sociedad en general.

Eso ha sido evidente en el comportamiento de las firmas de Silicon Valley, como Google y Facebook, que han impuesto estándares similares a los del campus para censurar material en los canales de YouTube y Facebook. Su cuerpo de graduados recientes a menudo han etiquetado temas conservadores anodinos como "discurso de odio" al tiempo que otorgan pleno acceso a fanáticos tales como Louis Farrakhan.

Esta actitud estuvo en exhibición cuando Google despidió al ingeniero James Damore por circular un memorando argumentando que los esfuerzos de la compañía para lograr la igualdad de género no fueron efectivos. Los ejecutivos de Google Sundar Pichai y Susan Wojcicki lo acusaron inexactamente de decir que las mujeres son inferiores. Su verdadera ofensa: decir cosas políticamente incorrectas.

El sesgo liberal de Silicon Valley, como la inclinación izquierdista de las universidades, no está en duda. Es evidente en la controversia sobre si Cambridge Analytica, consultora de campaña de 2016 de Donald Trump, utilizó los datos de Facebook para influir en las actitudes de los votantes.

Esto es visto como ilegítimo por muchas de las mismas personas que elogiaron el uso similar de los datos de Facebook de Barack Obama en la campaña de 2012 como una iniciativa brillante y creativa.

El director de integración de datos y analítica de medios de Obama reveló recientemente que los ejecutivos de Facebook admitieron cándidamente "que permitieron (la campaña de Obama) hacer cosas que no habrían permitido que hiciera otra persona porque estaban del lado de (Obama)".

Aquellos que han acogido con agrado las mayores oportunidades de las mujeres y sus crecientes logros han supuesto que un mundo menos dominado por los hombres sería más acogedor y libre. La encuesta del campus y las prácticas de Silicon Valley sugieren que puede resultar al menos un poco más orwelliana.

Read more »

sábado, 14 de diciembre de 2013

GENTE QUE CAE DEL INFIERNO...



Por Andrés Pascual

Lo normal es decir “este cayó de fly sin...” o “cayó del cielo y no conoció a San Pedro...”, para casos de individuos que “se desayunaron hoy con lo que dicen...”, o con lo que ven... Resultados son resultados a fin de cuentas.

Sin embargo, a ningún espadón, dirigente, ladrón, esbirro o plumífero del castrismo, ni de allá ni de los que merodean como sembrados, quedaditos o vividores de un “pedacito de todo” por acá, se le puede aceptar esa gracia, porque lo planearon todo contra la moral, la ética, la decencia, la honradez, la honestidad y el patriotismo para conseguir lo que tienen: un país sin valores ni virtudes y un ciudadano que no responde a los intereses históricos de la nacionalidad, por lo tanto, medio cubano o fidelista “hombre nuevo” completo. Como siempre digo, no son todos, pero sí la mayoría y la bulla que hacen es grande.


Incluso el concepto preso político se diluye ante esta nueva clase de merodeadores de limosnas cada vez que a la tiranía se les ocurre “meterlos pa'l tanque”; porque no se puede ser un preso político o un expreso y condonar, incluso apoyar políticas de beneficio dictatorial, digo, eso creo, por tal razón, no siento ningún respeto por esta gente ni mucho menos miedo en desconsiderarlos como “presos o expresos”.

Todo bajo el castrismo es viejo, desde la suspensión por conveniencia partidista de los conceptos moral y cívica, a la sustitución del Normalista por el Makarenko con la peor intención, una vez que se necesitaba corromper a la población, contaminarla para hacerla reflejo (A IMAGEN Y SEMEJANZA), de la ralea en el poder.

Ni el asiento a un mayor de edad en un ómnibus, o a una embarazada ni la cesión del paso por decencia ni el uso apropiado del idioma ni la pronunciación decente, nada quedó vivo de lo que fue Cuba, de sus valores como país de clase y verguenza continental.

Resulta que a cierto tipo, a quien preparan para el papel de Gorbachov en el sainete de “los cambios”, lo “sorprendió” el desastre nacional que es la Cuba de hoy en cuanto a escasez absoluta de valores de educación social.

Miguel Díaz Canel está sorprendido y al borde de “echarle la culpa al Imperialismo y a la mafia de Miami” por lo que es responsabilidad única de la horda.

El país no necesita nuevas estrategias para recuperar lo que no puede, sino dos motoniveladoras gigantes que, de Oriente a Occidente, barran hacia el mar la mayoría de lo que respire o permanezca en la plataforma; despúes, iniciar la siembra de gente, árboles, ríos, mesas, taburetes... a ver si la contaminación no llegó al subsuelo y “prende” otra sociedad.

¡Ah! primero hay arrancarle la cabeza a toda la “nueva-vieja clase”, sobre todo a la que se sorprende con la catástrofe que crearon, comenzando por este títere tropical de Díaz Canel (si, como es rutina, no lo purga Raúl por buena vida antes) y a su jefe de turno, el SALUDADOR de Obama.




Read more »

ARTICULOS DESTACADOS POR EL LECTOR

Archivo del blog