viernes, 10 de diciembre de 2021

LA FALACIA DEL AGENTE DEL G2

Por Carlos Carballido

Viendo el programa  de mi fina amiga Lisbet Mejias veo que cuando alguien pone el dedo en la herida para denunciar el oportunismo rampante que hay con el tema Cuba,  el único recurso que tienen esos degustadores de jugo seminal voluntarios que pululan en los comentarios, es que somos agentes del G2.

Hay una gran diferencia entre quienes califican para ese epíteto  y quienes no. Es solo cuestión  de sentido común. 

Los que tenemos que levantarnos de madrugada a sudar la camisa para garantizar sustento y prosperidad a nuestra familia, más allá de lo que fuiste o hiciste en Cuba,  no tenemos tiempo de chivatería militante. Cuando más en un tiempo libre, muy reducido, solo a emitir nuestra denuncia partiendo de los hechos y no de las especulaciones. Solemos ser constantes en nuestros criterios sin importarnos a quien agradar con el relato de turno. 

Quienes sí tienen muchas probabilidades de ser agentes de influencia, bien por chantaje o por convicción,  son aquellos que no trabajan convencionalmente. Aquellos políticos a la espera del oportunismo politiquero o quienes se vanaglorian de sus fotos con dictadores como Castro y Maduro. Aquellos mantenidos que muestran ambivalencia ideológica o política según los vientos que corran o los criterios de quienes los mantienen. 

Caben en esta lista los que viven del mulaje aeroportuario  para llevar el combustible a la Dictadura. Los que niegan la historia y el respeto al vertical exilio histórico. Los que aseguran el engaño de que un reguetón traerá libertad a Cuba y se autoprovocan orgasmos anales cuando una revista premia semejante bodrio. 

Si quieres saber quién es del G2, solo dime cuántas horas trabajas  al día. Porque quienes lo hacemos de sol a sol , a penas nos alcanza el tiempo para denunciar a tanto miserable que ha parido nuestra nación.

Read more »

sábado, 31 de octubre de 2020

¡SE SALVA U.S.A. O SE PIERDE EL MUNDO!

 Por Esteban Fernández


Desde que tengo 14 años he vivido pendiente del deseo más profundo de ver a mi patria libre de unas sanguijuelas asesinas que se adueñaron de ella. 

Eso para mí sigue vigente. Esa gestión y esa gran ilusión, ha sido más grande que mis dos familias. La que atrás dejé y la que logré formar aquí. Mañana, tarde y noche le ruego a Dios por la libertad de Cuba.

Nunca en mi vida he considerado nada más sagrado que eso. Jamás imaginé que iba a encontrar unos enemigos más grandes que lo que destruyeron a mi patria. Hasta ahora.

La perdida de mi Isla ha quedado relegada y en un segundo plano comparada con el descomunal peligro de perder a los Estados Unidos de América. 

Principalmente, porque al perder a U.S.A. se pierde el mundo en pleno. Y voy más lejos aún: Se pierde el Universo. Vaya, hasta Marte, la Luna, y cuanto satélite hay caerían en manos de los más grandes y perversos enemigos de la humanidad.

Al ser destruída nuestra Patria los cubanos hemos tenido por 62 años un refugio, un punto prospero y libre a donde escapar, pero si cayeran los Estados Unidos no nos sintiéramos a salvo ni en el planeta Júpiter.

Y no crean ustedes que me ha sido fácil llegar a la conclusión de que la libertad de un país tiene mas importancia que la del mío.  

 Cada vez que me han dicho: “¡Primero Venezuela, primero Nicaragua, primero Bolivia!” yo he respondido siempre: “¡Nosotros tenemos antigüedad en el sufrimiento, PRIMERO CUBA!”

Pero, sin jamás abandonar ni dejar de luchar por la libertad de Cuba, AHORA CREO QUE LO PRIMERO ES QUE NO SE PIERDA ESTE ÚLTIMO BASTIÓN DE LIBERTAD.

LES JURO QUE HOY EN DÍA ME CAEN PEOR JORGE RAMOS, CARLOS ALBERTO MONTANER, JOSÉ DÍAZ BALART, RAÚL DE MOLINA QUE LOS MILICIANOS.

Sí, sigo odiando con todas mis fuerzas a los Castro, pero de la misma forma detesto a Barack Obama, a Joe Biden, a Bernie Sanders y a todos los grandes instigadores y líderes del movimiento que a todas luces quieren acabar con el sistema capitalista y democrático.

Increíblemente ha llegado el momento en que el mismo (y a veces hasta más) desdén siento por Kamala, por Nancy Pelosi, por Alexandria Ocasio Cortés, por Elizabeth Warren QUE HASTA POR MARIELA  CASTRO.

Yo fui uno de los principales promotores de la frase “¡Se salva Cuba o se pierde a América”, pero hoy grito a los cuatro vientos: “¡Se salva USA o se pierde el mundo!

Y lo que es peor aún: Se pierden nuestro hijos, nietos y bisnietos.

Read more »

viernes, 30 de octubre de 2020

CARLOS ALBERTO MONTANER

 por Esteban Fernández


Fort Knox, Kentucky. Hoy hace exactamente 58 años que los sargentos nos sacaron a gritos a una explanada, nos pusieron en "atención" y nosotros sin premeditación entonamos el himno nacional cubano. Ahí en el grupo estaba Carlos Alberto Montaner, quien a través de los años ha sido una gran decepción para mi.

Carlos Alberto y yo entramos al U.S. Army al unísono, la misma Compañía C11, diferente pelotón. Me pareció un joven inteligente y agradable. 

Me gustó su historial: Preso en Torrens acusado de terrorismo, y de allí misteriosamente escapó y se metió en una embajada. El niega lo del “terrorismo” y de su presencia en Fort Jackson y Fort Knox nunca habla de eso.

Supongo que haber pertenecido a las Fuerzas Armadas estadounidenses no sea bien visto dentro de la filas "liberaloides" de este país donde él milita. Una vez traté de recordarle algunas anécdotas del Ejército, se sonrió y sólo me dijo: “¡Contra, que buena memoria tú tienes!” Dándome a entender que “Él no se acordaba de nada”.

Después me lo encontré varias veces, durante la etapa de la JURE, en la casa de Carlos Zárraga, en la residencia de Rogelio Cisneros. Estábamos en guerra contra el castrismo, pero él sólo nos visitaba sin participar.

Hasta ahí yo lo tenía como un luchador anticastrista más. Después, escuchándolo por la televisión me fue decepcionando poco a poco, casi nunca estuve -ni estoy- de acuerdo con él, ni en lo que concierne a la política norteamericana y muchísimo menos a la nuestra, la cubana.

De todas maneras, me gustaba leerlo porque según los rumores funcionaba directamente con la C.I.A. y de esa "Agencia de inteligencia norteamericana" recibía valiosas informaciones internas de Cuba, él mismo decía que tenía contacto con generales cubanos desafectos, y todo lo daba a conocer en sus ensayos periodísticos.

Su pacifismo inicial con respecto a Cuba yo se lo atribuyo a que él siempre ha soñado con ser el “Presidente” de la Cuba post Castro y que “maquiavelicamente” considera que habrá una transición pacífica y que jamás pondrán al frente de nuestro país a un tipo intransigente, y con ansias de colgar de ceibas a los esbirros castristas, vaya, como queremos todos los ultraderechistas del exilio, incluyéndome a mi.

Su radical izquierdismo se ha hecho patente, y nos ha llenado la cachimba y agotado la paciencia, durante las tres últimas campañas presidenciales donde se ha tirado de barriga a favor de Barack Obama, Hillary Clinton y de Joe Biden. Eso a todos los cubanos conservadores nos ha revuelto las bilis.

Unos dicen su actitud ha sido influenciada por su ex yerno Jorge Ramos, por su hija y nieta. Sin embargo, yo no lo creo, me parece que él es peor que todos ellos. Es demasiado inteligente él para no darse cuenta de que Joe Biden está completamente senil.

En un final, en la actualidad si me lo encuentro ni lo saludo, y -en lo que a mi respecta- que se olvide de la presidencia de Cuba libre, yo no voto por él ni para concejal de Remanganagua. En otras palabras "si lo vi no me acuerdo"

Read more »

ARTICULOS DESTACADOS POR EL LECTOR

Archivo del blog