sábado, 10 de febrero de 2018

Paranormal: ¿por qué las cosas se pierden en tu casa? Fenómenos paranormales, Parasicología


Tomado de El Espejo Gótico

Todos, en algún momento, hemos perdido algo en casa —llaves sobre todo, pero también otros objetos insustituibles, como el control remoto— cuya ubicación teníamos perfectamente identificada unos momentos antes.
Sin importar cuánto tiempo busquemos ese objeto, o dónde, aparecerá en el sitio menos previsible, y casi siempre cuando ya hemos dejado de buscarlo.
Esta experiencia es común a todos, tanto entre los despistados como entre los jactanciosos del orden: ciertos objetos desaparecen, resisten allanamientos minuciosos e interrogatorios a otros miembros de la familia. Su reaparición nos deja igualmente absortos: ahí estaban las llaves, precisamente en ese sitio en el que NO recordamos haberlas dejado.
Muchos le atribuyen esas desapariciones a la malicia de parejas rencorosas o a la desidia de familiares anárquicos, a quienes se los suele obligar a participar del rastrillaje. Los más distraídos acaso se responsabilicen a sí mismos, meneando la cabeza al encontrar las llaves en la heladera.
Sin embargo, la súbita alegría ante el hallazgo del objeto perdido no disimula nuestra perplejidad: algo ha ocurrido, algo extraño, ominoso, que por llegar tarde a nuestras ocupaciones diarias prescindimos de analizar en su debido momento, pero que aquí estudiaremos con sumo detalle.
Este tipo de experiencias en las cuales objetos pequeños en el hogar se extravían y reaparecen en sitios absurdos es conocido como Fenómeno del Objeto Desaparecido (Disappearing Object Phenomenon), o DOP. Típicamente, el fenómeno involucra a objetos de uso diario que siempre guardamos en el mismo lugar.
Cuando uno se dirige al sitio habitual de almacenamiento, por ejemplo, el gancho que pende de un cetáceo bulboso en el que colgamos las llaves, el objeto no está. La persona empieza a buscarlo, primero sin pensar demasiado en las causas de la desaparición, y luego con creciente alarma.
En este punto pueden ocurrir dos cosas:
a) Que el objeto sea encontrado pero en un lugar en el cual SABEMOS, con absoluta certeza, que NO lo hemos dejado.
b) Que el objeto no reaparezca en el momento, sino después, y justamente en el sitio en el que DEBERÍA HABER ESTADO en primer lugar.
También existe una tercera posibilidad, muy remota, por la cual ciertos individuos encuentran en su casa objetos que no recuerdan haber adquirido.
En una primera etapa, el individuo puede responsabilizarse a sí mismo de la desaparición:
—¿Dónde mierda habré metido las llaves?
O bien puede denunciar a otros, que por regla general juran no haber tenido participación en el extravío.
—¿Se puede saber dónde mierda pusieron mis llaves?
Muchos familiares —parejas incluidas— aprovechan la ocasión para poner de manifiesto el comportamiento atolondrado del sujeto, junto con otros reproches que no tienen vínculo con la investigación. En última instancia, persiste el mismo interrogante:
¿Qué ha ocurrido?
¿Qué fuerzas oscuras han intervenido en el asunto?
Al examinar el fenómeno debemos, en principio, eliminar las causas ordinarias, como el hecho de haber dejado las llaves en la puerta o el control remoto en esa región incierta —verdadero vórtice magnético— situada entre las almohadas o en los pliegues de la colcha.
Recién entonces, ya marginadas las posibles causas pedestres de la desaparición, podemos empezar a considerar posibilidades más inusuales. También será oportuno descartar otras explicaciones descabelladas, como la presencia de espiritus en casa, y en cambio centrarnos en nuestro cerebro, más específicamente en el Efecto Umbral.
Este fenómeno consiste en la experiencia de atravesar el umbral que separa una habitación de otra y descubrir que hemos olvidado lo que íbamos a buscar, o bien qué íbamos a hacer. En la mayoría de los casos se produce la siguiente dinámica:
Estamos, por ejemplo, mirando televisión en el dormitorio, cuando entonces resolvemos ir a la cocina por un bocado. Al llegar a esa dependencia nos sobrecoge la confusión: no podemos recordar qué íbamos a buscar en primer lugar. De hecho, solo recordamos que íbamos a buscar algo.
El fenómeno también abarca el universo lingüístico. En este caso, haciéndonos olvidar lo que íbamos a decir a continuación. A veces puede ser incluso una sola palabra la que se queda en la punta de la lengua.
Es entonces que, por casualidad, posamos la mirada sobre el objeto en cuestión, y entonces recordamos cuál era el propósito del viaje a la cocina; o bien alguien más pronuncia la palabra perdida y ésta regresa de repente a la memoria.
Pero el Efecto Umbral, que solo se produce al pasar de una habitación a la otra, también puede generar otros olvidos, entre ellos, el haber dejado un objeto en un sitio que no es frecuente.
La explicación para estos olvidos, o en el caso que nos ocupa, la misteriosa desaparición de objetos en casa, tiene que ver con un hecho concreto del cerebro: la memoria a corto plazo funciona más eficientemente en el contexto en el que se originó la información. A esto se lo conoce como Principio de Especificidad de Codificación (Encoding Specificity Principle).
Este principio establece que, para recuperar un dato específico de la memoria, el cerebro emplea la información concreta que ha almacenado —buscar un bocado en la cocina— pero también la información aportada por el entorno en el que se originó esa decisión, en nuestro caso, el dormitorio.
En otros términos: el cerebro recuerda mejor en el sitio en el que los recuerdos se imprimieron. Cuando cruzamos el umbral de una puerta el entorno cambia, y la memoria puede tener breves fallos,
Cada vez que tomamos una decisión, como ir por un bocado a la cocina, el cerebro evalúa su importancia inmediata de acuerdo a experiencias previas. Una vez que esto se establece se la mantiene en la memoria reciente, es decir, hasta que la vida útil de esa decisión finalmente expire. Y salvo que nos estemos muriendo de hambre, la decisión de ir por un bocado posee poco valor cualitativo.
Es decir que, si no resolvemos rápidamente aquello que habíamos decidido, el cerebro puede eliminar esa información por considerar que su utilidad ya ha expirado.
En menos palabras: el cerebro resetea la memoria de corto plazo constantemente. Y todo reseteo tiene un punto de restauración, que las neurociencias denominan Modelo de Eventos en la Representación de la Memoria. En este sentido, cambiar de entorno físico, yendo de un cuarto a otro, es el momento perfecto para que el cerebro borre los recuerdos adquiridos recientemente y cuya utilidad ya ha prescrito.
Lo mismo se aplica sobre las cosas que desaparecen en casa.
La decisión de buscar las llaves —o el evasivo control remoto— nos conducirá siempre al sitio en el que el cerebro SABE que deberían estar.
Incontables experiencias previas le indican que esos objetos están ahí, aún cuando en cierto momento las hayamos cambiado voluntariamente de sitio, o bien otros nos hayan informado de una nueva ubicación.
El cerebro guarda esos cambios en la memoria reciente, la cual, como vemos, posee fecha de vencimiento.

Read more »

viernes, 9 de febrero de 2018

EL “MAL DE OJOS" EXISTE



Por Andrés Pascual
(reciclado)

Cada vez que Marino Martínez o Jorge Ebro abren la computadora para comentar sobre habilidades de un atleta o acerca de su posible proyección estelar, juéguele en contra a la sugerencia que va a ganar mucha plata.

Hay gente así por dos razones: son “salaos” o no conocen, en los casos de estos individuos, parece que funcionan las dos condiciones; peor todavía para cualquier padre que le “siga” el juego al hijo, porque le destruye los sueños.

Marino la "cogió" con Betancourt y al tipo se le olvidó cómo se batea, y estaba bien “afinadito” en homeplate, paciente como nunca, para todos lados y sin intentar conectar para la distancia que la naturaleza le tiene prohibida.... entonces llegó el “brujo” y no ha podido batear una calabaza con una tabla para planchar al “flojo”.

Yo no entiendo cómo se las arregla para crear esas explosiones, fíjese, persiguió a Céspedes y a Puig y están con un desespero en la caja que hasta el timing los abandonó.

Sin embargo, “el agudo ojo de scout” que tiene le sugirió dejar tranquilo a Aroldis y si no le reenfila los colimadores y comienzan las alabanzas desde el Herald, terminará con una buena campaña completa.

De Kendri ni se acuerda y el ambidextro mantiene su paso normal de acondicionamiento después de una lesión gravísima, por lo que no existe para Marino, si no… pierde la pata, por cierto, este es el mejor bateador de todos los cubanos en activo.

Dicen que el Hijo de Guira de Melena, que se eliminó, según él mismo, por el shortstop del equipo de la tiranía juvenil de 1970, tan exageradamente apolítico, llegó a considerar que “suspender el beisbol profesional fue un error del gobierno”, adobado con un licor de guayaba especial como “en los países se cumplen ciclos, por eso hubo escasez de jugadores cubanos hace poco”, dejando fuera del tintero una buena explicación de “la negación de la negación”, justificado filosóficamente en medio de la euforia por el bateo de Céspedes, de Puig, de Iglesias…

Bien, ¿y ahora que están anulados por slumps normales y lógicos los 3, Céspedes en medio del jinx, qué hay?

Yo no sé cómo tipos Como Ebro y Marino escriben para un medio de alcance nacional, aunque, supongo, quizás por ser parte de un staff especial, hazmerreír del circuito de la prensa deportiva, no cabe otra; porque no se puede comentar tan poco y de menos interés que lo que pudiera escribir sobre deportes mi hija.

Read more »

TANKERO CHINO TENÍA UN CONTENEDOR LLENO DE MIEMBROS DE MUERTOS AMERICANOS


Tomado de INFOWARS

Los COMPRADORES-VENDEDORES de restos corporales, confían en regulaciones laxas para exportar cabezas, hombros, rodillas y dedos a México, China, Venezuela y Arabia Saudita

Las empresas exportadoras están utilizando naves, aviones y camiones chinos para transportar a estadounidenses muertos en todo el mundo con fines de investigación, según un informe del jueves de Reuters.

Un buque de carga con bandera de Hong Kong partió de Carolina del Sur en julio con 6.000 libras de restos humanos valorados en $ 67.204. La temperatura del contenedor se estableció en 5 grados Fahrenheit para evitar que las piezas se estropeen.

Los familiares de los muertos, mientras tanto, no se dieron cuenta de que los restos de sus seres queridos estaban siendo desmembrados y enviados a Europa y otros lugares, señala el informe.

Compradores como MedCure, con sede en Oregón, confían en regulaciones laxas para exportar cabezas, hombros, rodillas y dedos a México, China, Venezuela y Arabia Saudita, entre otros muchos países.

Los cirujanos plásticos en Alemania usan cabezas para practicar nuevas técnicas, mientras que miles de piezas se envían al extranjero anualmente.

"Hay personas a las que no les importaría necesariamente dónde se enviaron los especímenes si estuvieran completamente informados", dijo Brandi Schmitt, directora de un sistema de donación de cadáveres en la Universidad de California, a los periodistas sobre el comercio, que aún está envuelto en misterio. "Pero claramente hay muchos donantes que sí les importan y que no sienten que estén recibiendo suficiente información".

El FBI allanó MedCure en noviembre, que culminó en una investigación federal.

"MedCure se compromete a cumplir y superar los más altos estándares en la industria. Toma muy en serio su obligación no solo de entregar muestras seguras de forma segura, sino de hacerlo de una manera que respete a los donantes ", dijo el abogado de la empresa, Jeffrey Edelson, quien no quiso hacer comentarios sobre la naturaleza del ataque.

Las familias de los que estaban en los barcos se sorprendieron al escuchar que sus maridos, padres e hijas fueron enviados al extranjero.

Marie Gallegos, cuyo esposo fue enviado a una escuela de odontología en Israel meses después de que murió de un ataque al corazón, dijo a los periodistas que "debería haber leído la letra pequeña" de los formularios que firmó permitiendo que sus partes sean donadas para ciencia e investigación .

"Si hubiera sabido que la cabeza de mi esposo estaba allí, hubiera esperado para la ceremonia", dijo. "Si realmente quisieran el cuerpo de mi esposo para estos propósitos, deberían haberme dicho por adelantado y verbalmente".

Los reguladores también están preocupados de que las partes puedan estar infectadas con el VIH u otra enfermedad altamente infecciosa. Hay una desconexión entre lo que la industria y el gobierno creen que es peligroso, Matthew Zahn, presidente del comité de salud pública de la Sociedad de Enfermedades Infecciosas de Estados Unidos, dijo a los periodistas.

"Es una situación en la que no tenemos una gran cantidad de regulación o claridad sobre cuáles son los riesgos", dijo Zahn. "Se siente como una de esas grietas en el sistema donde se desarrolló una práctica, y los factores de riesgo y la supervisión no han madurado completamente".

La normativa actual cubre las partes del cuerpo destinadas al trasplante, como los corazones y los hígados, lo que ha permitido que algunos elementos desagradables de la industria lleguen hasta la parte superior.

Investigadores del FBI allanaron el almacén de otro "comprador" el año pasado y hicieron un descubrimiento espeluznante. Los documentos judiciales revelan que el edificio, propiedad y operado por el empresario Arthur Rathburn, estaba plagado de moscas muertas, cuencos para perros y restos humanos congelados en enormes "trozos".

El negocio de Rathburn, International Biological Inc (IBI), se convirtió en un objetivo después de las paradas rutinarias en la frontera, que descubrieron que transportaba cabezas humanas a México en su camino hacia partes abandonadas del planeta, según muestran los registros judiciales.

El jurado finalmente encontró a Rathburn culpable de fraude por suministrar a sus clientes partes del cuerpo infectadas con VIH y hepatitis.

"El esquema de fraude orquestado por el IBI sorprendió incluso a los más experimentados de nuestro equipo de investigación", dijo a periodistas el agente especial a cargo del FBI, David Gelios.

Los donantes fueron "victimizados como IBI intencionalmente y comercializaron y transportaron imprudentemente restos humanos contaminados ... La avaricia personal superó la decencia", dijo en un comunicado después del veredicto.

Read more »

ARTICULOS DESTACADOS POR EL LECTOR

Archivo del blog