viernes, 29 de agosto de 2014

CREAR 2, 3, MUCHOS FERGUSON...Y ESTADOS JIHAD

Por Andrés Pascual

Obama defecó, literalmente hablando, sobre los restos y la memoria de un General americano asesinado en campaña...

Al “presidente” no le dolió el asesinato del individuo, porque la causa de este vil y traidor jihadista al frente de EUA es apoyar, sostener y construir bases operativas de antiamericanismo criminal en todo el mundo, entonces hay que entender que, en cualquier caso, mataron a un enemigo práctico del usurpador del poder sito en la ex Casa Blanca; bajo ninguna circunstancia es sospechoso que la Aministración haya declarado que “no existe política DEFINIDA contra ISIS”.

Se comenta que la organización es mucho más peligrosa que ALQEDA ¿Por qué? El llamado Estado Islámico es consecuencia de la “revolución árabe o del Mediterráneo”, aplaudida por más de medio mundo como la solución a las violaciones de derechos humanos en algunos de los países que afectó, o a los abusos de poder.

Y a la guerra contra la Seguridad Nacional Americana, que Obama inició desde antes de resultar elegido candidato del partido demócrata. Tal actitud, destruir la base segura de la defensa del país, que le costó a Bush 8 años reconstruir después de que Clinton casi la liquida en dos períodos; más la actitud errada, quizás por influencias enemigas encubiertas, o por designos de autosuficiencia imperdonables de los propios iraquíes que hoy piden ayuda, dieron como resultado un momento muy peligroso para el mundo. Pero nadie acusa a Obama por su participación en el consorcio islamo-comunista, de hecho, su protector material y espiritual dentro del país por su ofensiva contra los cristianos, sobre todo en niveles de docencia escolar.

Pero el comunismo internacional, los ismos peligrosos y perniciosos, sabían a qué atenerse, porque ISIS nunca ha amenazado a la tiranía castrista y TAN SOSPECHOSA ACTITUD es un ejemplo de la unidad de países que incluye al FORO DE SAO PAULO, al Partido Demócrata y a las alianzas comunistas europeas en el poder, algunas camufladas, con el terrorismo internacional musulmán. Isis tampoco amenaza a China ¿Por qué debía?

No obstante, hubo que aguantarle al Premier ingles, James Cameron, la perreta sobre el peligro del EI para su país, cuando estas ratas actúan en Londres tan abiertamente y con más público fanático que la cantidad que asistieron al homenaje que le hizo The Rolling Stones a un ex integrante fallecido en 1969.

¿Sabía Obama qué ocurriría cuando ayudó a derrumbar regímenes pro-americanos o, por lo menos, capaces de mantener a raya a los asesinos terroristas de la jihad? Definitivamente sí, y, por esa razón, se ha creado tal confusión que nadie puede decir si Al Assad es bueno o es malo, incluso Khadafi.

La tendencia obamista es armar en el hocico de todo el mundo a los antiamericanos, a los criminales, que FAST AND FURIOS fue una práctica del ejercicio de la profesión traidor, lo peligroso es la impunidad con que actúa: todo el mundo sabe, todo el mundo pide "impeachment", pero no sucede nada y, por cada crítica justa a su conducta dictatorial, ejecuta 3 órdenes con autoridad tiránica que empeoran la situación.

Aparentemente, el país no tiene defensa contra este vil intruso, que usurpó el poder gracias al oportunismo de grupos y organizaciones de interés propio, que todavía no reaccionan a la evidencia (libertad de expresión por ejemplo) de que esta política antisocial y maliciosa que pusieron en la Casa Blanca es un boomerang; cuando lo hagan no tendrán tiempo ni lugar dónde puedan pedir asilo.

Como apoyo a la política antisemita de Obama, Jimmy Carter, el homosexual político del maní, encabeza una campaña que recauda fondos para HAMAS, yo quiero ver cómo van a votar los judíos renegados y sus mujeres, de Nueva York sobre todo, cuando hasta Sabam firmó una carta apoyando a Israel, un tipo cuyos padres son de origen hebreo, pero se ha cansado de reforzar con todo lo que puede y tiene (por cierto, bastante) al comunismo internacional y sus aliados, empezando por Obama y terminando en los Castro; o como Soros, que planea apoyar a cuantos “liberales” encuentre en el camino para las próximas.

El caso Foley es una réplica de intereses, dicen que OBAMA demoró un mes para efectuar una misión de rescate que hubiera podido ser exitosa, pero el tipango disfruta lo otro, la celebración del islamismo asesino cada vez que matan cobardemente a un americano, aunque después exprese hipócritamente su “consternación” por el crimen, siempre de su entera responsabilidad, que no es ni será el primero, ni el segundo, ni el tercero, ni...

Una vez que asumió por el arreglo de las facciones oportunistas, amorales, desprestigiadas y decadentes de un país que no se reconoce en su historia grandiosa, su derrotero ha sido fortalecer, extender la capacidad de acción de la JIHAD, amigar con cuanta tiranía odia a muerte a EUA, desde concederle a Rusia y a China, hasta apuntalar a Maduro y a los Castro, dejando a su paso una estela reaccionaria contra los derechos civiles del país o en el exterior, demostrado en la forma como politizó el ajusticiamiento de un delincuente en Ferguson, barnizándolo con el estigma practicado por los negros americanos contra el blanco: EL CRIMEN DE ODIO RACIAL.

ISIS pudiera ser una amenaza contra EUA, porque este tipo “ocupa” la presidencia, o un desvío de la atención hasta convertir al país en un verdadero polvorín que explote por la guerra civil, acorde con su objetivo de debilitarlo, de destruirlo moral y materialmente y ocuparlo absolutamente, que nadie lo dude, va bien adelantado.

Mientras, el Diario las Américas de Miami, que, como el Herald, nunca asumen una actitud seria y preocupada del antiamericanismo vigente en el país, por lo que no hay intención de alertar a sus lectores sino en lo oficial de demagogia oportunista, publica fotos del matrimonio, de la pareja imperial tribálica, con pie de grabados sobre su ropa, pretendiendo imponer ridículamente a MOCHE (foto con el califa) como la “joya” representante de la moda, nunca antes igualada por ninguna primera dama del país ¡QUÉ BOCHORNO!

Read more »

martes, 26 de agosto de 2014

LA UMAP DE ORTEGA, EXPERIENCIA SIN MATICES

Tomado de "el Timbeke"

A solo unas horas de haber cumplido medio siglo de su ordenación como sacerdote, Jaime Lucas Ortega Alamino, respetado y venerado por la comunidad católica nacional, por las disímiles gestiones a favor de la Iglesia y sus siervos en la Isla, siente que su consagración no ha sido en vano.

C.J.O.: El sacerdocio nunca es en vano. Realmente cuando uno va al fondo de la realidad de un sacerdote hay que ir al evangelio mismo y encontrar las palabras de Jesús  “…no son ustedes los que me eligieron a mí, soy yo quien los he elegido a ustedes…”, es decir, nunca una decisión puede ser personal a partir de los cálculos que alguien hace respecto a yo sirvo para esto o lo otro. Por ejemplo, a mí me gustaban mucho las matemáticas, la arquitectura. Pero hay algo más allá que sale a nuestro paso. Una serie de eventos, de acontecimientos o de realidades que nos van diciendo de pronto que es el Señor quien nos llama, y esa llamada nunca puede ser en vano; nuestra respuesta tiene que ser sí.
Cinco años después del nacimiento del pequeño Jaime Lucas los Ortega-Alamino, que vivían al sur de la provincia se trasladaron a la ciudad de Matanzas.
 
Las clases junto al piano, los recuerdos de la etapa estudiantil en el colegio privado Arturo Echemendía primero, y en el Instituto de Segunda Enseñanza después, donde se graduara de Bachiller en Ciencias y Letras en 1955, conformaron las páginas iniciales de una valiosísima existencia.
 
C.J.O.: Muy pequeño me fui de Jagüey para Matanzas, pero yo me recuerdo mucho jugando en aquella calle, aquella esquina. Había un columpio en aquel portal. Allí montaba yo velocípedo. Recuerdo todo eso muy bien.
“Tenía un primo que estudiaba música y tocaba el piano, y a él le gustaba mucho la música popular y a mí también. Yo por él me animé, tenía facilidad, pero no era alguien que se iba a dedicar a la música, y menos a la música clásica que también la disfruto. Después viví en el barrio de Simpson, en la calle Salamanca, y mi piano estaba junto a la ventana y toda la gente del barrio iba allí. Mientras yo tocaba ellos me acompañaban con la tumbadora en la misma ventana. Ese era el tipo de música que realmente me gustaba. Aunque una vez estuve tocando con la Orquesta de Cámara de Matanzas sustituyendo al pianista. Así fue con el piano, pero yo nunca hubiera sido un músico profesional. Antes la juventud maduraba más temprano que hoy, las inquietudes de la juventud cubana de los años 50 no las tiene la juventud de hoy. 
 
“Este mundo desconoce las esencias, no va al ser, va al tener, o al hacer, ¿que hizo?, ¿que tiene?, ¿que voy a hacer?, ¿que voy a tener?, me gusta o no me gusta. Aquella juventud de mi época en la Acción Católica teníamos inquietudes…por el futuro… por Cuba.
 
“De mis compañeros del Grupo de Acción Católica de Matanzas está René Fraga Moreno, está Franklin Gómez y José Luis Dubrock. Era una juventud inquieta desde todo punto de vista, también desde el punto de vista de la fe. Yo iba a la comunidad Las Yaguas de Matanzas, a dar catecismo a todos aquellos muchachos de 14 años que no tenían escolaridad ninguna. Durante las navidades arreglábamos y pintábamos juguetes. Alquilábamos las máquinas y los taxis llenos de juguetes y salíamos para los barrios y se los dejábamos allí para que se los pusieran a los muchachos por la mañana.
“De este compromiso nace la vocación, de tal manera que mi respuesta fue ir al clero de mi Diócesis, el clero de Matanzas,  donde yo había vivido y al cual quería servir”.  Con tan solo 19 años de edad ingresó en el Seminario Diocesano San Alberto Magno de Matanzas, dirigido por los Padres de las Misiones Extranjeras de Quebec, Canadá. Una afianzada vocación religiosa le abrió las puertas a la teología y los caminos de la fe.
 
C.J.O. Yo me fui a estudiar a Canadá, estuve 4 años estudiando Teología. Salí de Cuba en el 60 en una situación dificilísima. El país estaba en una agitación enorme, estaba comenzando un éxodo tremendo. Durante aquel tiempo fue la invasión por Playa Girón. Después vino el cierre de los colegios por la nacionalización de las escuelas, la salida de muchos sacerdotes y de religiosas. Se produjo tremendo cambio mientras estaba en Canadá y no sabía si podía volver a Cuba.
 
“Desconocía esta realidad nueva y se me hacía difícil no volver. Para mí eso siempre ha sido un desafío, porque mi vocación nace de este pueblo, para este pueblo cubano. En el seno de este pueblo nací, crecí, estudié y viví; para él trabajé como joven. Fui en  la Acción Católica alguien que respondió yendo al sacerdocio para vivir más radicalmente esa entrega a ese pueblo.
 
“No había posibilidad de entrada de sacerdotes a Cuba, pero hubo unos permisos que se lograron para que los que estaban estudiando regresaran y entonces ahí mismo pudimos. Fue así que me llegó el telegrama salvador de que podía volver. Tenía un mes para regresar. Fuimos alrededor de unos cuarenta y tantos los que pudimos volver entre los años 63 y 64. Efectivamente estaba aquí el día 21 de julio y regresé para ordenarme el 2 de agosto”.
 
Poco después del 2 de agosto de 1964 cuando fue ordenado sacerdote en la Iglesia Catedral de Matanzas, es nombrado Vicario Cooperador en el municipio Cárdenas. Su ministerio sacerdotal se vio interrumpido dos años más tarde cuando es reclutado a las Unidades Militares de Apoyo a la Producción(UMAP) en la provincia de Camagüey.
 
C.J.O.:  Después de los acontecimientos de Camarioca (se refiere al éxodo de cubanos hacia Estados Unidos en 1965 por esa porción  de la costa norte matancera), que viví yo en Cárdenas, casi en el foco de aquello, hubo un momento de radicalización de nuevo de todo el proceso y fue cuando vinieron las UMAP. Aparecieron nuevas limitaciones muy difíciles para la Iglesia en el 66. En medio de todo eso, gracias a Dios, yo no perdí la capacidad de considerar mi amor al país, a mi tierra, a mi Patria, a esta realidad, a su gente, aunque se fueran muchos, aunque no pensaran muchos como nosotros, aunque fueran opositores nuestros en cuanto a la fe y a nuestra misión aquí, pero no tenía si no el deseo de contribuir a que se superaran todas esas miserias.
 
“Fueron 8 meses los que yo pasé allí. No creo que me marcara negativamente en el sentido de tener después recelos y rencores. En medio de todo eso fue una experiencia tremenda de conocer la vida como no la puede conocer uno en los estudios de Teología. Sería increíble el anecdotario de lo que era la presencia de un sacerdote en medio de aquellos hombres desesperados. Yo era un muchacho.
 
“Me acuerdo que cuando acabo de llegar bajo un aguacero -me llevaron en medio de un aguacero en el que caían truenos-  uno de aquellos reclutas estaba parado en medio del agua pidiendo que me partiera un rayo. Después viene un grupo y me rodea a mí. Uno de ellos me dijo: “usted ha venido aquí para darnos consuelo” y yo dije “…ah ya,  aquí habló la voz de Dios, para eso estoy yo aquí. ’’ Para eso estaba yo allí.

“Un hombre que no sabía leer ni escribir me pedía que yo le leyera las cartas de su mujer, más nadie que usted me las lee. Después él me decía lo que quería ponerle a la mujer en las cartas.
 
“Recuerdo que en cierta ocasión el político de la unidad dijo: “le llaman  por el nombre o el número” Mi número era el 36.  “O 36 o el nombre” Y ellos dijeron: “No, le vamos a seguir diciendo Padre, porque él es nuestro Padre” 
 
“Mi experiencia de allí es todo eso. Fue una experiencia única en la vida para un sacerdote que comienza la oportunidad en Cuba de estar en medio del pueblo. Desde el punto de vista humano es algo quizás tremendo, considerado así desde fuera. Pero todo hay que mirarlo, en la fe lo miramos todo así, bajo la luz de Dios. Si Dios quiso que esto fuera así, entonces, ¿qué quisiera él de esto? Ah, que yo sacara una lección tremenda de lo que es el ser humano, de la misericordia que hay que tener con la gente, de lo que sufre la gente y eso es importante. Ese es el balance que yo saco, desde el confesionario cuando confieso, hasta la comprensión que hay que tener habitualmente al hablar con una persona”.
 
De regreso al ejercicio de su ministerio sacerdotal fue Párroco de Jagüey Grande, su pueblo natal, y posteriormente Párroco de la Iglesia Catedral de Matanzas, actividades que simultaneó con la docencia, pues por aquellos días figuraba como profesor de Teología Moral en el Seminario Interdiocesano de San Carlos y San Ambrosio, de La Habana.
 
C.J.O.: Tenía que ir todas las semanas al Seminario, los miércoles eran las clases de Teología. Almorzaba en el Seminario y regresaba a Matanzas, porque tenía la Catedral, Pueblo Nuevo, Cidra y Santa Ana también. El domingo daba siempre 4 misas y el sábado 2. Entonces yo decía cuando llegaba la última misa del domingo en Pueblo Nuevo, a las 6 y media de la tarde, y había estado celebrando el mismo texto evangélico, por ejemplo, cuando la Samaritana se encuentra  junto al pozo de Jacob con Jesús, a veces decía, “voy para el sexto encuentro de la Samaritana con el Señor”. Y me esperaba una comunidad a esa hora llena de jóvenes, con gente muy bien dispuesta, que eran muy acogedores en el barrio de Pueblo Nuevo, la gente muy buena. 
 
“Mi vocación es de Párroco, por eso entré en el clero de la Diócesis. Me acuerdo del sacerdote carmelita español al cual yo fui a decirle: “… a veces pienso en la soledad en que vive el sacerdote…”  Me dijo: “solo está quien quiere estar solo.” Esa frase fue verdad, nunca he estado solo. Por eso el Párroco es algo grandioso,  porque vive en medio del pueblo, está allí la gente, a cualquier hora va. Lo mismo te despiertan a las 3 de la mañana para bautizar a un niño o lo llamaban a uno para un enfermo grave a una hora increíble. Pero este hombre esta así desde hace 3 días -pensaba uno- ¿por qué me llaman a las 2 de la mañana? Es que él es del Partido y no quisiera que vieran al cura llegando aquí”.
 
Consagrado Obispo para la Diócesis de Pinar del Río en enero de 1979 en la Catedral de Matanzas y promovido a Arzobispo para 1981, tomó posesión en la Santa Iglesia Metropolitana Catedral de La Habana el 27 de diciembre de ese mismo año.
 
C.J.O. : Ahí empezó mi Ministerio en La Habana. Me sentí realmente impresionado. Yo tenía 45 años para ir ya de Arzobispo de La Habana, había sido nombrado Obispo de Pinar a los 42 años. Ahora, me parece que era muy joven. Yo no conocía La Habana, no había estudiado aquí, no había vivido aquí. Vine para La Habana con cierta aprehensión. Sin embargo aquel temor se me pasó enseguida porque la gente en La Habana es muy acogedora y con respecto a la Iglesia, a su quehacer, a la relación con el Obispo, la gente no es distante ni fría al estilo de grandes ciudades. Ya son muchos años aquí, de mis 50 años de sacerdocio, 15 los pasé en Matanzas, 3 en Pinar del Río y el resto, 32, los he pasado en la capital. 
 
“Me siento muy identificado con La Habana, con sus realidades, con la gente, con sus aspiraciones, con las cosas más dolorosas que hay no solo aquí sino en toda Cuba, entre ellas el éxodo de cubanos del país”.
 
Uno de los días inolvidables para la memoria de Ortega Alamino lo será eternamente aquel 26 de noviembre de 1994, cuando el religioso más aclamado de la pasada centuria, le impusiera la birreta roja y el anillo cardenalicio, como símbolos de su título de Cardenal de la Iglesia Católica.
 
C.J.O.  Eso fue algo que yo no consideraba, porque ahí sí es verdad que es el Papa quien decide, de tal manera que se dice la creación de un Cardenal. Era un año difícil en Cuba, el 94, pero pudieron ir conmigo casi 200 personas, gente de las iglesias, de todas las Diócesis de Cuba.

“Es inolvidable, con San Juan Pablo II poniéndome el birrete cardenalicio y todos los cubanos allí en la Basílica. Esto nos compromete de manera muy especial, es como un compromiso con la Iglesia Universal, es como ser el Senado del Papa; y cuando llega el momento de un cónclave realmente siempre es sobrecogedor. Por ejemplo el cónclave que eligió al Cardenal Ratzinger, había pasado el gran pontificado de Juan Pablo II y teníamos que escoger un Papa. Era algo bastante complejo. Y estábamos nosotros nada más, no hay nadie, los cardenales decidimos, eso nos da siempre como un sentido de compromiso mucho más grande con Cristo y con la Iglesia y hace que sienta que la carga es más fuerte, y la ayuda de Dios será más fuerte. “Nadie es tentado sobre su fuerza” dice San Pablo”.
 
Aunque el Cardenal Jaime Ortega le pertenece a todos los hombres y mujeres de fe de la Isla, Matanzas y los matanceros lo sentimos particularmente propio. Quizás porque fue en este y no en otro suelo donde inició su vocación religiosa, y en consonancia además con su llegada al mundo por tierras yumurinas, este inconmensurable ser humano, divino, le corresponde el afecto con la honestidad, sencillez y pureza que, paradójicamente emanan de la grandeza espiritual.
 
C.J.O.   Para mi Matanzas es un lugar de referencia no solamente en los recuerdos, sino en mi vida personal, de referencia en mi Ministerio sacerdotal. Los años más felices de Párroco que es lo que me ha gustado tanto ser, los viví en la ciudad de Matanzas. ¡Este entorno! ¡Esta historia!
 
“Yo estaba entre esos libros de la Catedral. Monseñor Alberto Martín Villaverde los había mandado a encuadernar y en el canto de afuera no decían el número si no un nombre. Milanés, Byrne, White, de los grandes que habían sido bautizados allí. José White vivía frente a la Catedral, la primera vez que tomó un violín en sus manos fue porque el Párroco de allí de San Carlos lo enseñó a tocar violín. El otro libro de esos hijos de Matanzas, Plácido, de esos grandes, de Gener, el gran benefactor, a donde iba Domingo del Monte continuamente. Aquellas tertulias, esa Matanzas de la historia, que es una historia desconocida.
 
“Nunca me olvidaré el momento en que yo vi el mar por primera vez entrando por la vieja carretera central desde Limonar. Venía de Jagüey de mudada para Matanzas y de pronto vi la bahía de Matanzas y vi el mar y su inmensidad. Nunca lo había visto, era de tierra adentro y eso quedó grabado en mí”.
 
Durante medio siglo de trabajo consagrado el Cardenal Jaime, como todos le llaman, ha intencionado la creación de nuevas parroquias, la reconstrucción de más de 50 iglesias y casas parroquiales, el establecimiento de la casa “Jean Marie Vianney”, sede principal de las sesiones de la Asamblea General de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba, y sitio donde se originan encuentros diocesanos nacionales y retiros espirituales. Tiene a su cargo la constitución del Consejo Diocesano de Pastoral, del Consejo Diocesano de Laicos, así como la construcción de centros de convivencias y reuniones para adultos y sobre todo para jóvenes.
 
Enviado Papal Especial al Congreso Nacional Eucarístico de El Salvador en noviembre del año 2000, electo presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Cuba en el 2001, e integrante en la actualidad de la Curia Romana, donde es miembro de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos y de la Pontificia Comisión para América Latina, Jaime Ortega Alamino es uno de esos seres incansables cuando de causas justas y edificantes se trata. Ilustre representante de la matanceridad en cada uno de los escenarios en los que se muestra, y devoto y fiel hombre que desanda caminos de fe.
 
C.J.O.:  Yo creo que hay que decir como San Agustín: “todo lo que hay de bueno en mí viene de Dios, todo lo malo viene de mí.” Mirando el sacerdocio realmente como es, desde el punto de vista espiritual, cristiano, verdaderamente pleno, que no se debe ver de otra manera. Por eso es que todas las demás profesiones que son sacrificadas se comparan con el sacerdocio, que si el magisterio es un sacerdocio, que si el ejercicio de la medicina debe ser un sacerdocio, porque hay algo de muy especial en este ministerio que lo hace ser de entrega, de sacrificio, de obra del Señor en nosotros.
 
“Si tuviera que volver a comenzar y si tuviera que volver a orientar mi vida, me parece que sintiendo y sabiendo que Dios me llama, lo volvería a seguir quizás con más conocimiento de lo que significa esto, pero con la misma alegría con que lo he hecho, y en el mismo espíritu y quizás aún mejor”.

 

Read more »

lunes, 25 de agosto de 2014

JESÚSCRISTO Y "PODEMOS"


Por Ernesto A. Rodríguez

A lo largo de la Historia, a nombre de Jesús se ha hecho de todo, desde  las obras más altruistas, hasta crímenes, saqueos, exterminios de pueblos enteros y muchas cosas más, para muestra un botón:  en Europa, el Tribunal de la Inquisición, con el poder de convencimiento que solo da el fuego,  hizo   entrar en razones a aquellos con dificultades para entender la biblia y comprender que el único camino posible era la iglesia católica.
En estos últimos años, el hijo de Dios también ha sido secuestrado por algunos líderes populistas y socialistas para dirigir  sus propias cruzadas contra la oligarquía, Chávez, a quien Dios tenga bien lejos, no le faltaba ocasión para  "echar manos" al crucifijo e invocar a Jesús, mientras llenaba sus cárceles de presos políticos y le dedicaba  adjetivos como cavernícola y troglodita a su eminencia el  Cardenal de Caracas. En más de una ocasión insinuó  a sus discípulos que él era la resurrección de  Bolívar y   Jesús era chavista. Así las cosas no podían ir mejor, pensaría.
Tanto prendieron sus enseñanzas entre los discípulos que, una vez crucificado por el cáncer, su fichaje e hijo adoptivo, además de verle transfigurado en un pajarito, recibió la revelación de algún arcángel; ebrio  supongo yo, de que el finado intercedió ante el todopoderoso para que  le diera una manito  a Jorge Bergoglio en sus aspiraciones de convertirse en Papa. En esto Huguito no siguió el camino de su mentor  Fidel Castro, quien puso  a la curia de la Isla  en peligro de extinción, transformando en estos cincuenta años  muchos templos, primero en escuelas,   después almacenes y posteriormente   en ruinas saqueadas.
En  una entrevista al diario El Mundo, el señor Iglesias tomó notas de  Chávez y expresó  que Jesucristo seria de círculo, o sea, de Podemos. Sinceramente hay algo que aquí no cuela. En el nuevo testamento he podido leer que Jesús predicaba sus enseñanzas con amor.  No hay un capítulo donde  incitara a sus seguidores al odio y que se levantaran en armas contra las “Castas” de la época. Ponía, aunque parezca raro, la otra mejilla a sus enemigos. De hecho, en el momento que Judas lo entregaba a sus captores en el huerto Getsemaní,   reprimió a Pedro cuando, cuchillo en mano, desorejó a Malco, uno de "los malos".  Después de ser golpeado, ultrajado y crucificado, pidió el perdón para sus verdugos.

Digo todo esto. porque, no me imagino a Jesucristo con un grupo de sus colegas del movimiento, participando en  un  escrache o acto de repudio como en Cuba,  frente a la tribuna o la casa de un político coaccionando sus   libertades ¿Enaltecería Jesús a aquellos gobiernos donde se violan los derechos humanos y apoyan a grupos Narcoterroristas como las FAR?

Tampoco  lo veo coqueteando  en una herriko taberna  Navarra,  con quienes apoyan a esa banda de terroristas que cegaron la vida de muchos españoles, el mismo día que llamaron  a la constitución  “el papelito aquel del setenta y ocho”. Estoy seguro que daría a los más necesitado su salario en lugar de  auto donárselo para otros asuntos…Él sí  contestaría sin pensar a Esperanza Aguirre una y otra vez: ¡Los etarras son unos asesinos! y ¡Los Castros son Dictadores!


Por suerte,  España no es  Venezuela, donde los listados electorales son menos confiables que los Monederos importados de un Bazar cercano a la Complutense, sino para las próximas municipales en las filas de Podemos, votaría, además del  Jesús de Pablo Iglesias, un chino en Burgos con el nombre del Cid o una recién llegada africana inscrita en Vizcaya  como Dolores Ibárruri.  Aunque, bueno,  con esto  de la memoria histórica   nunca se sabe.


 

Read more »

domingo, 24 de agosto de 2014

EL "DUELO" QUE NUNCA EXISTIÓ: DON HOAK CONTRA FIDEL CASTRO

Por Andrés Pascual

Al asunto que voy a tratar aquí hay que colgarle, obligatoriamente, el rótulo de "manéjese con cuidado": hace rato que es motivo de discusión el supuesto encuentro en homeplate que efectuaron en el Estadio del Cerro, en Febrero de 1952, el dictador Fidel Castro y el antesalista de los Elefantes del Cienfuegos, Don Hoak. Voy a tratarlo en dos partes diferentes, una para cada protagonista.

Castro terminó sus estudios de Derecho en la Universidad de La Habana en 1951; sin embargo, no ejerció ni 4 meses la carrera: el pandillerismo y la extorsión, escondidos en el juego a la Revolución, eran su “curro”, de nada valía que su esposa, Mirta Díaz Balart y su pequeño hijo de 2 años se murieran de hambre en un apartamento del Vedado sin muebles.

El 10 de marzo de 1952, amparados por una necesidad evidente que consistió en que la República se desvanecía producto de la corrupción y el contubernio con personajes de izquierda o cercanos, que aceleraban el desplome total para sacar dividendos personales, el ex Presidente y General de la República de Cuba Fulgencio Batista, tomó la trágica y nefasta decisión, presionado por un grupo de militares corruptos de instinto criminal como Rafael Salas Cañizares, y decidió darle un golpe de estado a Carlos Prío Socarras, en ese momento el país estaba a muy pocos días de elecciones generales.

Pero se produjo el golpe de Estado y comentan que Fidel Castro le envió una carta acusatoria a Batista, muy relacionado con su padre latifundista en Oriente, Ángel, que había sido miembro del ejército español, -su gobierno-, en la gesta del 95; es decir, Ángel Castro defendió con las armas a la Corona en contra de Martí, Gómez, Maceo...pero Batista era el padrino de Raúl, medio hermano de Fidel, fruto de un amor adúltero de su madre, Lina Ruz, con un teniente, J’ de Puesto en Birán a principios de los 30’s y militar de alto rango en 1958, de apellido Mirabal. Raul fue inscrito con el apellido de Ángel y criado como hijo suyo. Algo que quiero contar, en 1959, a Mirabal lo acusaron de 11 muertes en los llamados tribunales revolucionarios, por lo que fue sancionado a 11 penas de muerte por fusilamiento; sin embargo, todas fueron conmutadas por 30 años y su sanción alcanzaba los 330 de condena cuando a muchos, por la acusación de un bofetón a un ladrón o un planazo a un mirahuecos los fusilaron sin juicio.

En 1982 se le descubrió un cáncer de estómago a Mirabal que hizo metástasis en los pulmones, una vez ingresado en la Clínica Covadonga, le levantaron el custodio, quedando el “criminal de guerra” en libertad "in sito".

Por esa época, el fuerte y siempre mal aconsejado movimiento estudiantil cubano conocido como FEU (Federación Estudiantil Universitaria), tenía un grupo de soñadores en su dirigencia, encabezados por José Antonio Echevarría; pero, también, un logro de la democracia aun bajo la dictadura de Batista: la Autonomía Universitaria, que murió a manos de los "libertadores" del 59.

Castro siempre anheló alguna dirigencia universitaria, de hecho acosó y amenazó al Presidente de la Facultad de Comercio, Economía y Contabilidad, José Cimadevilla, buscando su apoyo sin lograr amedrentarlo. Si nunca logró un puesto de importancia, fue porque los jóvenes de la FEU no creían en él, una vez que conocían su actividad gansteril y un asesinato político que había cometido.

Entonces, entre las actividades peligrosas de la FEU, además de los mítines relámpagos, estuvo el interrumpir un juego de la Liga Cubana con una bandera cubana y pancartas contra Batista en la temporada de 1955-56, lo que también hicieron un grupo de ellos en Yankee Estadio.

En 1953, Castro manipula a una padilla que asalta al Cuartel Moncada y al hospital de Bayamo (él no, que estaba a buen recaudo bien lejos de allí), tomados por sorpresa, mueren varios guardias en el ataque y varios asesinos de la pandilla; pero, en el Hospital, lo que hicieron fue una masacre con los guardias indefensos que estaban ingresados.

En agosto, Castro, que estuvo a más de 10 kilomótros de las balas, se entregó y fue juzgado con su camarilla -la misma que se apoderó de Cuba y aún la disfruta-, a 15 años de prisión, que solo fueron 22 meses por gestiones de un comité creado para solicitar su libertad, que degeneró en una equivocada amnistía promulgada por Batista. Entre los asaltantes, sancionados y liberados en una causa que produjo más de 20 muertes, estuvo Mario Chanes de Armas, a quien después Castro condenó a 30 años, que cumplió hasta el último minuto: 1961-1991.

Como se sabe, el asesino viajó a México a preparar la expedición del Granma, poco antes de embarcar, en Diciembre de 1956, lo visitó el líder estudiantil José A. Echevarría, de que no llegaron a ningún acuerdo de coordinación ni entendimiento lo justifica que la FEU asaltó el Palacio Presidencial en acción suicida con el objetivo de matar a Batista, el 13 de Marzo de 1957, cuando Castro hacía 3 meses que estaba en la Sierra Maestra. Por lo que pareció, la acción la dictó la necesidad de bloquear la posibilidad de éxito del bandido y futuro tirano, de lo contrario, no hubiera sido necesaria esa acción y se hubieran dedicado a hacer la Revolución en armonía de frentes de guerra aliados.

Para la temporada 1953-54, los Elefantes del Cienfuegos importaron un pelotero que estaba bien cotizado en las sucursales del Brooklin: Don Hoak llegó a la capital cubana bajo contrato de $927.00 dólares de acuerdo al cambio de la época, que estipulaba al peso cubano en 1.03 bajo total amparo de las instituciones financieras internacionales. Bateó .296 y fildeó como el prometedor recluta que era para los Dodgers, lo demás se sabe; incluso que estuvo en la Serie Mundial de 1960 con Pittsburgh, donde le acompañaron otros conocidos en Cuba como Bob "Televilla" Skinner y Bill Virdon.

Don Hoak y Castro, como no hubiera sido en fotografías, nunca se vieron las caras en Cuba.

En resumen, Hoak fue a Cuba en 1953-54; el Golpe de Batista fue en marzo de 1952, cuando ya había concluido la Serie del Caribe de ese año; Castro nunca se bajó al Estadio del Cerro sino hasta 1959; la FEU protestó en el terreno en 1955 y el tirano estaba hacía dos meses detenido en el vivac de Santiago de Cuba cuando, a principios de octubre, un avión procedente de Estados Unidos dejaba en Rancho Boyeros a un tercera base americano que reforzaría a los Elefantes en una temporada que ganó el Almendrares.

Ha sido otra mentira de los promotores comunistas americanos que el tirano bajó al terreno, le quitó el bate a Hoak y le ordenó al pitcher que le lanzara.

Eso lo ha hecho después de 1961; pero, en 1952 no podía, porque a un juego de la Liga Cubana le era imposible utilizarlo como acto de promoción protagónica egocéntrica de la forma tan grosera como han dicho que fue el acontecimiento.

Sin embargo, ese cuento es uno más de los elementos comunistas americanos que creen que todo lo que se diga del tirano, de fabricado carácter heroico, es bueno.

El lance del Cerro, como lo de Cambria y la firma, es una bola tan afuera del home, que el propio terrorista jamás la ha confundido con strike por el centro.



Read more »

ARTICULOS DESTACADOS POR EL LECTOR

Archivo del blog