lunes, 25 de agosto de 2014

JESÚSCRISTO Y "PODEMOS"


Por Ernesto A. Rodríguez

A lo largo de la Historia, a nombre de Jesús se ha hecho de todo, desde  las obras más altruistas, hasta crímenes, saqueos, exterminios de pueblos enteros y muchas cosas más, para muestra un botón:  en Europa, el Tribunal de la Inquisición, con el poder de convencimiento que solo da el fuego,  hizo   entrar en razones a aquellos con dificultades para entender la biblia y comprender que el único camino posible era la iglesia católica.
En estos últimos años, el hijo de Dios también ha sido secuestrado por algunos líderes populistas y socialistas para dirigir  sus propias cruzadas contra la oligarquía, Chávez, a quien Dios tenga bien lejos, no le faltaba ocasión para  "echar manos" al crucifijo e invocar a Jesús, mientras llenaba sus cárceles de presos políticos y le dedicaba  adjetivos como cavernícola y troglodita a su eminencia el  Cardenal de Caracas. En más de una ocasión insinuó  a sus discípulos que él era la resurrección de  Bolívar y   Jesús era chavista. Así las cosas no podían ir mejor, pensaría.
Tanto prendieron sus enseñanzas entre los discípulos que, una vez crucificado por el cáncer, su fichaje e hijo adoptivo, además de verle transfigurado en un pajarito, recibió la revelación de algún arcángel; ebrio  supongo yo, de que el finado intercedió ante el todopoderoso para que  le diera una manito  a Jorge Bergoglio en sus aspiraciones de convertirse en Papa. En esto Huguito no siguió el camino de su mentor  Fidel Castro, quien puso  a la curia de la Isla  en peligro de extinción, transformando en estos cincuenta años  muchos templos, primero en escuelas,   después almacenes y posteriormente   en ruinas saqueadas.
En  una entrevista al diario El Mundo, el señor Iglesias tomó notas de  Chávez y expresó  que Jesucristo seria de círculo, o sea, de Podemos. Sinceramente hay algo que aquí no cuela. En el nuevo testamento he podido leer que Jesús predicaba sus enseñanzas con amor.  No hay un capítulo donde  incitara a sus seguidores al odio y que se levantaran en armas contra las “Castas” de la época. Ponía, aunque parezca raro, la otra mejilla a sus enemigos. De hecho, en el momento que Judas lo entregaba a sus captores en el huerto Getsemaní,   reprimió a Pedro cuando, cuchillo en mano, desorejó a Malco, uno de "los malos".  Después de ser golpeado, ultrajado y crucificado, pidió el perdón para sus verdugos.

Digo todo esto. porque, no me imagino a Jesucristo con un grupo de sus colegas del movimiento, participando en  un  escrache o acto de repudio como en Cuba,  frente a la tribuna o la casa de un político coaccionando sus   libertades ¿Enaltecería Jesús a aquellos gobiernos donde se violan los derechos humanos y apoyan a grupos Narcoterroristas como las FAR?

Tampoco  lo veo coqueteando  en una herriko taberna  Navarra,  con quienes apoyan a esa banda de terroristas que cegaron la vida de muchos españoles, el mismo día que llamaron  a la constitución  “el papelito aquel del setenta y ocho”. Estoy seguro que daría a los más necesitado su salario en lugar de  auto donárselo para otros asuntos…Él sí  contestaría sin pensar a Esperanza Aguirre una y otra vez: ¡Los etarras son unos asesinos! y ¡Los Castros son Dictadores!


Por suerte,  España no es  Venezuela, donde los listados electorales son menos confiables que los Monederos importados de un Bazar cercano a la Complutense, sino para las próximas municipales en las filas de Podemos, votaría, además del  Jesús de Pablo Iglesias, un chino en Burgos con el nombre del Cid o una recién llegada africana inscrita en Vizcaya  como Dolores Ibárruri.  Aunque, bueno,  con esto  de la memoria histórica   nunca se sabe.


 

0 comentarios:

Publicar un comentario

ARTICULOS DESTACADOS POR EL LECTOR

Archivo del blog