lunes, 7 de julio de 2014

¡AQUÍ FALTA SEÑORES, AY, UNA VOZ...!


Por Andrés Pascual

Para encubrir la estupidez, el desinterés o la anemia cultural, a veces algunos escriben “el gran novelista...”, sin haber leído un párrafo redactado por el hombre o por la mujer mencionada, o “sacan” una frase de una enciclopedia y rematan: “extraída del clásico HISTORIA UNIVERSAL DE LA INFAMIA, de FAUSTO, o de EN BUSCA DEL TIEMPO PERDIDO”; posiblemente, sin haber tenido un ejemplar en sus manos.

No voy a descargar de literatura, no acostumbro hacerlo, sino cuando necesito una frase célebre tomada del clásico: escrito por el inmortal... Es sobre Hilaria, que escribió el único bestseller que no vende desde que a los libros de mucha demanda los nombran así: SEGÚN LA MEDIA COMUNISTA, POCO FALTA PARA QUE LO COLOQUEN AL LADO DE LA BIBLIA, PERO NO LO LEE NADIE ¿Cómo puede ocurrir? Por lo mismo que está Obama en la presidencia del país, porque a esa mano de descarados de The New York Times, los Heralds, CNN, MSNBC, ABC, NBC... no les interesa sino una dirección informativa antiamericana, peligrosamente contamida político-ideológicamente, y, después, que se acabe el mundo

Obama no quiere ir a la frontera, los políticos demócratas no quieren ir a la frontera (menos Joe García, que quedó traumatizado por los albergues atendidos por babysitters militares obligados), la media comunista evita estar en la frontera, sobre todo en lugares “peligrosos y feos”, producto del asalto a la soberanía americana creado en la Casa Blanca, estimulado por la Casa Blanca y que solo la Casa Blanca puede detener...y no quieren.

Los conservadores de raza negra están preocupados, como ciudadanos amantes del país, por lo que se reconoce como otra acción traidora del inquilino de la Choza del D.C: la utilización de lo político en función de lo falso humanitario, por las calamidades que sugiere semejante inacción intencional y antiamericana.

Sin embargo, ni a la media comunista ni a ninguno de esos grupos que apoyan al partido demócrata, se le ha ocurrido tratar como “criminales” ni a los responsables detrás del problema, que los conocen, ni a los padres de los niños ilegales, que pagan por la peligrosa travesía y “viajan acompañados por pandilleros juveniles” (¿Quiénes pagan por estos?) y hasta por yihadistas; el crimen es de Estados Unidos, porque limpian a Obama de culpas en cuanto a la renuencia a recibirlos “sin invitación al cumpleaños”.

Entonces la maldición, como acostumbran definir siempre, recaerá sobre el GOP, de una parte, que hay otra que no lo es ni nadie sabe qué representan por la blandenguería y el oportunismo político ante el voto, tan favorable como oportunista, que pudiera brindarle el enemigo; hoy, utilizándolos por conveniencia; mañana, porque no los necesitarán y lo harán por el contrario comunista encubierto que estimule la violación del derecho constitucional en todos los sectores posibles, a fin de cuentas, política-objetivo ejecutada por Obama.

Pero hay algo curioso en este asunto, todavía los “negros buenos”, los herederos del dolor y la miseria causadas por el fantasma de Jim Crow, “masacrados” por el KKK, creación que, se olvida, fue de los demócratas; aunque vale la pena decirlo, en aquel momento, como respuesta a la “equivocación de los liberados”, que creyeron que cada blanco tenía que morir y cada metro de tierra debía ser saqueado y destruido, punto menos que lo que se ve hoy, repito, estos “santos” tras la fuerza moral y la patente de corso para asesinar y vandalizar, encubiertos en políticos como Rangel; o en pacificadores del diablo, pastores ultrareaccionarios, revanchistas y antiamericanos como Wright o Sharpton, o renegados como Bill Ayers o la gozadora Medea Benjamin (foto "arrebatá" en el barrio de San Isidro, La Habana), incluso  Jesse Jackson, ¿Dónde están ante este fenómeno de la crisis en la frontera, que nadie escucha el lamento, la denuncia o la amenaza a favor de los "indocumentados"?

Estos “hermanos suyos”, los del “uno de los nuestros”, deberían tomar nota del ningún compromiso de los negros reaccionarios, revanchistas y racistas con ellos, sencillamente, no los quieren como competencia por el paternalismo, por el welfare y por lo que cuelga, por lo que es obligado que reconozcan que Obama, que responde a sus ancestros por decreto de Alá, tampoco los quiere; los usa, que es bien diferente como intención, después de todo, abyecta.

0 comentarios:

Publicar un comentario

ARTICULOS DESTACADOS POR EL LECTOR

Archivo del blog