miércoles, 4 de julio de 2018

MI'JO, DEBAJO DE LA ALFOMBRA..



Por Andrés Pascual

Al modo mío de verlo, “Hacer América grande otra vez” no puede atenerse al capítulo “doméstico” y ciertas relaciones de orden internacional solamente, lejos y sin tomar acción directa y efectiva contra el enemigo de la región americana, porque existen comunistas que odian con odio enfermizo a América en el entorno continental, y es obligación del Presidente atender a cada uno y “ajustarles la horma” de la peor manera posible al antiamericanismo “extramuros”, activos y vigentes, que encabezan tiranías dictatoriales llegadas al poder por el voto demócratico, posible por la libertad electoral, que se encargarán de liquidar o contaminar después, con mucha ayuda de...precisamente, lo peor de América y el NOM, a fin de cuentas, quien manda en todos lados.

México debió estar por lo menos en un párrafo de este “corrido”, pero, como que quiero aclarar cosas “ajenas” al triunfo de Andrés Manuel apabulladoramente, le voy a dedicar un material aparte; ahora, obligado porque leo o escucho cosas inaceptables de vez en cuando y hay que poner “puntos sobre íes”, pregunto, ¿Qué hizo Reagan ante la marea criminal sandinista, pagada, asesorada y sostenida por el trío URSS-BULGARIA-CASTRISMO? Si mal no recuerdo y usted tampoco, armó, asesoró, asistió, estimuló y condujo a la oposición anticomunista activa, alzada en armas, a la victoria sobre los hunos rojos; que Clinton y el Poder Mundial se encargaran de pisotearlo promoviendo la elección del bandido traidor Arnoldo Alemán después fueron otros 5 pesos; pero Reagan HIZO A AMÉRICA GRANDE, después de que el comunista Carter se encargó de activar y engrasar toda la maquinaria antiamericana que pudo, como el derrocamiento de Somoza y del Sha de Irán, con las secuelas trágicas conocidas, sin dudas que para todo el mundo libre.

Lea y medite: ¿Qué está haciendo Trump por Nicaragua? Si no puede, no quiere o no sabe responder, no me venga más con que Donaldo es como Ronaldo, se lo voy a agradecer...

¿Nos deben “los asesores” de Trump, Marco Rubio y Mario Díaz Balart, una explicación convicente sobre por qué el presidente convirtió en fraude lo que debió ser un día grandioso en el Artime, al exponer “ningún compromiso efectivo” ni medidas verdaderamente radicales por la libertad de Kuba (con K, de kubanoide)? Sí, el problema es que nadie los interroga sobre qué pasó (porque nada sucedió, nada es efectivo, nada supera la expectativa, diría que ni cumple una acorde al término); hasta hoy, ha sido una especie de concesión “mejor no saber para no tomar decisiones duras y difíciles en cuanto a empatía presidencial y/o congresional”, lo demás es...bobería.

El senador y el congresista tienen la obligación de explicar y convencer sobre las razones por las que sobrevivieron los intercambios (para que no vuelvan a pedirle al presidente que prohiba una invasión castrista de milicianos, activistas y hasta terroristas como la de más de 200 al Kennedy Center hace muy poco, camuflados varios en ropaje artístico), si se les olvidó pedirlo previa explicación del peligro generalizado que encubre mantenerlos; si tienen intereses ellos mismos en la mantención del soberbio arma contra el destierro patriótico y contra América; o la culpa es de la propia administración Trump por intereses u objetivos que se deben explicar si fueran ciertos, porque, no lo dude, alguien es culpable de callar explicaciones y sobran argumentos demoledores...

El Presidente perdonó a Jack Johnson, un boxeador de principios del siglo pasado que fue acusado de violar al Acta Mann, ni Obama tuvo valor para hacerlo pese a su mitad negra (no lo confunda nunca con el “black people”, es birracial), sin embargo, paralelo a la buena intención con Johnson, también perdonó a elementos delincuentes que, no lo dudo, como la petición de Kim Kardashian por una narcotraficante que se arriesgaron a justificar como “persona pacífica”, se produjeron por intereses personales, gastado “intercambio de mutuo beneficio”.

Pero se le quedó Eduardo Arocena Mr President, aunque no sé si culparlo a usted, o al grupo “gopista” de traidores unidos bajo la cofradía senatorial-congresista del Sur de la Florida, por lo menos no he escuchado por qué, en el propio Artime, Trump no le dio ánimo al destierro patriótico para poder confiar absolutamente en su gestión, anunciando que el ejemplar luchador cubano, anticomunista de alto perfil mundial, desde ese momento, era un hombre libre.

Arocena lleva más de 30 años preso por luchar por la democracia en el país que, dicen, es “la madre del término” en tiempos modernos; incluso, a pesar de lo grave o seria de la causa del compatriota que, porque lo mantienen confinado enfermo de cuidado, niegan completamente el interés por proteger a quienes luchen contra el comunismo con las armas, única justificación de esa lucha; sobre todo, si represores castristas y de quién sabe dónde más, se pasean sin problemas por las calles y centros comerciales de Miami...

Señor Presidente, ¿Dónde está la pantalla gigante que colocó Bush a un costado de la ex Sección de Intereses Americana en La Habana, hoy embajada, que exponía, uno por uno, todos los derechos humanos que el castrismo firma en la ONU solo para violarlos soez y groseramente? ¿Qué parte del legado Obama le molesta a la soberanía americana bajo su administración?

Los “asesores” del Presidente para el show mediático limitado del Artime, tienen que explicarle al destierro patriótico muchas cosas que sugieren el contubernio anticubano maquillado; informar, con elocuencia recapacitadora ¿Por qué barrieron hacia debajo de la alfombra semejante suciedad?

1 comentarios:

  • Unknown says:
    22 de agosto de 2018, 18:28

    Muy bueno ese comentario vale por un millón de lectores

Publicar un comentario

ARTICULOS DESTACADOS POR EL LECTOR

Archivo del blog