sábado, 10 de octubre de 2020

ATENTOS PORQUE NOS QUIEREN VENDER A UN BIDEN MODERADO CUANDO NO ES ASI.

 Por Alberto Pérez AMENPER.



Miami, FL- Existen estrategias para distorsionar la realidad cambiando su significado , para beneficio de unos y pérdidas de otros. Lo que en lenguaje popular se conoce como “tomarle el pelo al público”.

Es muy común en el mercado, cuando una línea comienza a declinar, que  los encargados del marketing , cambien el color o sabor del producto, hagan un envase más atractivo y lo mercadean como “New and Improved”, o sea nuevo y mejorado, pero es el mismo perro con diferente collar y le toman el pelo a la gente y muchos ni se dan cuenta..

En mi experiencia personal  siempre, desde mi más tierna niñez, he sido observador y discierno las cosas que veo.  Siempre me pareció extraño que la gente no se diera cuenta que Clark Kent era Supermán, nada más que porque tenía puesto unos espejuelos.  Me extrañaba que en su meteórica transportación en la selva, Tarzán siempre encontrara una soga colgando de cada árbol. A pesar de que tenía pelo en aquella época y aunque mis nietos piensen que yo nunca tuve pelo, nunca me lo tomaron, así que ahora que padezco de alopecia,  creo que los demócratas están perdiendo el tiempo conmigo como con esa mayoría silenciosa de EEUU .

  Lo que en realidad  me preocupa es  esa masa de descerebrados que se estén dejando confundir por esos cantos de sirena del Partido Demócrata hacia su candidato a la presidencia. 

La observación debería ser el primer paso racional para evitar que nos estafen políticamente. Nos están presentado a Joe Biden envuelto en un nuevo envase “nuevo y mejorado” como mismo hacen en esos mercados de los que les hablé al principio.

Ahora no sólo es un perfecto católico profesante, pero quizás hasta vaya a misa un día de estos con un equipo de fotógrafos.  No sé si se casó por la iglesia católica.  Su actual esposa no era católica aunque quizás ahora venga con el nuevo envase y se haya “convertido” a esa religión,  nueva y mejorada,  de los demócratas que promueve el aborto y el matrimonio del mismo sexo. Una iglesia , incluso, que se ha vuelto crítica contra el capitalismo sencillamente porque el Papá Francisco comulga con ideologías de izquierda.

Pero lo que hay que observar no es sólo a Biden sino a su entorno. Veámos  los personajes que orbitaban  alrededor de  Biden antes y que ahora ignoran su existencia y que no quieren reconocer al nuevo y mejorado ex vicepresidente.

Tenemos que Joe Biden ahora habla contra el socialismo, dice que no tiene que ver nada con Bernie Sanders ni con su  programa abiertamente izquierdista.

   Por otro lado dice que no apoya el New Green Deal de Alexandra Ocasio Cortez.  Y todo esto pudiera estar bien, pudiera ser sincero, habría que darle un gran beneficio de la duda, pero es posible.  Lo que es imposible es que Bernie Sanders y Alexandra Ocasio Cortez, que son tan gritones y contestatarios, no hayan protestado. Y más imposible todavía que ningún periodista se haya acercado a ellos para preguntarles que piensan de lo que dijo Biden de ellos.

Hay otra tomadura de pelo que es común entre los estafadores, lo que en inglés llaman un “con” y en cubano decimos una“pala”.  O sea un cómplice para timar a los incautos haciéndose pasar por lo que no es en una combinación fraudulenta.  Bernie y Alexandra le están sirviendo de pala al fraude que Biden le está haciendo al pueblo americano haciéndose pasar por “moderado”.

Están encerrados en un closet esperando que salga Biden para entonces tomar posesión de las decisiones ya sea por la sumisión o por la fuerza si este se equivoca.  Después de todo desde Biden hasta el bobo de la Yuca saben que son los comunistas con sus motines los que le han dado la posibilidad al candidato Demócrata para tener una presencia competitiva ante Trump.

El futuro de la nación está en si el pueblo americano se deja tomar el pelo o si en Noviembre le meten las palas a los demócratas por donde mejor les quepa. 

 

 

  



0 comentarios:

Publicar un comentario

ARTICULOS DESTACADOS POR EL LECTOR

Archivo del blog