martes, 19 de noviembre de 2013

A VECES BUENOS TRAINERS NO ESTÁN EN TELEVISIÓN


 Resulta que mientras leía anoche una página editorial de Boxing Digest, encuentro un material acerca de los preparadores de boxeo, con varias opiniones de algunos activos acerca de la relación trainer- peleador; la opinión sobre los trainers de antaño del comentarista sugiere que hoy no hay buenos entrenadores.

Autor: ANDRÉS PASCUAL / DIARIO LAS AMÉRICAS Fecha: 9/12/2007

La posición de Emanuel Stewart sobre que se mantiene activo porque -y copio textualmente-, "no confío en muchos de hoy como para entregarles mis muchachos", es una soberana bofetada a la fanaticada que cree que estos son mejores que los de ayer.
Claro, no todos los entrenadores de ayer eran "estrellas"; pero había mas estrellas preparadores que en estos tiempos y, por supuesto, tal vez los que no clasificaron como estelares de ayer lo pudieran ser hoy.
Gústele a quien le guste o no, usted ve constantemente subir a peleadores jóvenes de condiciones, verdaderos diamantes en bruto que, pasa una y otra pelea y no mejoran; indudablemente que cuando esto ocurre, las cosas no están funcionado bien en la relación del entrenador con su pupilo.
 Ya entrados en años, por ahí quedan algunos que están considerados inmortales, si no están en el Salón de la Fama, en su momento lo estarán: Eddie Futch, Angelo Dundee, Ray Arcel, Lou Duva, Stewart... estos hombres han manejado muchísimos campeones mundiales  a través de sus carreras y, lo principal, cuando acogen a un peleador bajo su tutela, usted los ve mejorar constantemente en cada pleito.
Según estudios de Boxing Digest, una vez el gimnasio Stillman de Nueva York, (foto en 1949), tuvo como inquilinos 304 peleadores licenciados por la ciudad, este centro era uno de los tantos de la Gran Manzana; sin embargo, hoy solo tiene 104 peleadores emplantillados y muchos de ellos son de fuera de la localidad, para colmo de males, el numero incluye 11  mujeres.
De igual forma que ha decaído en este país la participación en el boxeo,  también ha decrecido en número preocupante el entrenador de clase mayor.
Ya se sabe que un buen trainer no es solo el que enseña a esquivar o a tirar un golpe a un peleador; también se sabe que si un entrenador tiene 4 ó 5 estrellas en embrión en cuanto a facultades, pues va a ganar notoriedad, pero George Gainsford, de los muchos peleadores que tuvo, solo logro un "Sugar" Ray Robinson, porque las condiciones del Azúcar de Harlem le hicieron un superdotado para los trajines del ring y casi todo el mundo cree que si Robinson hubiera estado con cualquier otro, también hubiera sido quien fue, por su instinto e intuición para el boxeo y por sus condiciones generales de superestrella de Fistiana.
Charlie Goldman fue el entrenador de Marciano, el responsable de la tremendísima preparación que exhibía el ítaloamericano en el ring y el individuo que le impuso el estilo de quitarse los golpes con las manos ante la perspectiva de que nunca podría aprender "a bailar" en side-steps ni sería lo suficientemente rápido como para hacerlo un peleador de distancia larga.
En Latinoamérica ha habido grandes trainers de boxeo: Pancho Rosales, Luís Sarria -que trabajó a la sombra de Angelo Dundee con mas intuición, por eso Muhammad Ali confiaba en él ciegamente-, Nacho Beristaín, Kid Rapidez, Amílcar Brussa, Cuyo Hernández, Quirarte... que tal vez sean mejores que muchos americanos de prensa y televisión; pero, como siempre pasa, porque no son americanos, no han estado con suficiencia en la terna publicitaria.
No por gusto tantos peleadores hispanos han ganando campeonatos mundiales y, tan importante: no por gusto tantos están ranqueados en los diferentes escalafones por peso hoy.
Si bien Nueva York ve cómo se le va de la mano la cantera de peleadores que un día fueron -Detroit confronta igual problema-, si porque escasea el "hambre" por el dinero y la fama del boxeo, que también golpea el número de entrenadores de clase en este país, Latinoamérica ha sido un semillero de pugilistas con buena cantidad de preparadores y de los mejores... los resultados no han podido ser más evidentes.

0 comentarios:

Publicar un comentario

ARTICULOS DESTACADOS POR EL LECTOR

Archivo del blog