sábado, 25 de enero de 2014

MIKEY GARCÍA DERROTA A BURGOS POR DECISIÓN UNÁNIME



Por Andrés Pascual

Juan Carlos Burgos (30-2-2, 20 Ko's) es un buen peleador, que no es suficiente cuando se enfrenta lo mejor de la división.

Mikey García (34-0, 28 Ko's) le ganó una decisión tranquila al mexicano y hablo así, porque al pleito no lo caracterizó la violencia de los intercambios furiosos en la media o en infight tan comunes en la actualidad. La pelea fue ejemplar técnicamente, sin intervención del referí para advertir sobre la suciedad rutinaria de hoy.

El ganador, al modo mío de verlo, no solo es lo mejor de la division superpluma por la forma como se presenta cada vez, por su dedicación o por su entrega, sino por su seriedad y respeto del contrario: peleador de “manos arriba, frío y calculador”, como llamaba a los pugilistas respetuosos e incisivos el inmortal cronista cubano Eladio Secades.

Ausente de su estilo la perniciosa payasería impuesta por Alí de bajar la guardia y extender las manos como muro violatorio e ilegal, que le permitieron nadie sabe por qué, sacando la lengua o bailando delante de la oposición con la finalidad de someterlos a la fuerza por la burla, lo cierto es que con este super-pluma el boxeo tiene una joya.

Con la excepción de un buen golpe que lo aflojó en el segundo round sin mayores consecuencias, Burgos no pudo hacer algo más de mérito durante los otros 10 asaltos; en el tercero, el mexicano recibió un gancho que casi lo tira, pero logró sobrevivir agarrándose hasta de la trusa del ganador. La pelea fue un fácil resultado unánime en las tarjetas en orden de 119-109 dos jueces y 118-111 el otro.

El bout expuso la faja supergallo de García versión OMB.

0 comentarios:

Publicar un comentario

ARTICULOS DESTACADOS POR EL LECTOR

Archivo del blog