jueves, 17 de enero de 2019

LAS MALAS INTENCIONES Y EL TIEMPO TRANSCURRIDO CAMBIAN LA POLÍTICA



Por Andrés Pascual

¿Palo periodístico? La Pastora María Elvira entrevistó a Maduro, trató de justificar la forma como la consiguió (parecida a la de Bolechurre), con la guayaba “soy asidua visitante-analista de FOX”; la sarta de mierda, que nos dio la razón a quienes deseábamos que perdiera por traidora aunque se sacrificara el asiento congresional, la vomitó ¿Dónde? en UNIVISIÓN, dónde más...

La aplicación del título 3 de la Ley Helms-Burton no afecta a quienes ocupan casas robadas por la tiranía, que aceptaron sin construirlas, con festinado “entusiasmo”; por supuesto, a la nomenklatura, incluso a “extranjeros” a quienes se las han regalado o las han comprado, haciendo efectivo el tráfico ilegal, tampoco; es referido a reclamaciones de propiedades industriales, a fincas, red minorista mayores, medianas o menores, que sean explotadas por invasores capitalistas comunistas o que lucren con los terrenos donde estuvieron; aunque, para hacerlo realidad, primero hay “que tumbar aquello”

Es el título de un artículo en el Nuevo Herald: “Presidente Trump, detenga a Maduro
ENERO 14, 2019 03:10 PM, al revés del sentido que sugiere, no es pro-pueblo de Venezuela, sino antitrumpista, en el peligroso aunque desfachatado libelo no pueden emitirse opiniones que se acerquen siquiera a provocar la mínima empatía hacia el Pdte; es la política comunista del sorismo demócrata y hay que cumplirla, sin embargo, el lector tiene tres opciones: no lo compra; o lo compra, lo lee y se revienta el hígado ante tamaña cochinada; o lo compra, lo lee y se llena de satisfacción por coincidencia de sentimientos antiamericanos, a través de la crítica permanente a Trump.

Y lea este atropello a la integridad civil y a la verdad histórica, contaminada por la prensa comunista occidental, que ha ayudado al mundo a hacer la vista gorda durante 60 años, también del Jeralducho castrista miamense; Viuda del Che sobre fusilamientos en Cuba: ‘Fue un legítimo acto de justicia revolucionaria’
ENERO 15, 2019 06:27 PM

Cuando Castro concluyó la faena que empezaron los demócratas del Super Power americano entonces, “derrocar a Batista”, el mismo 1ero de Enero de 1959 dio inicio el más largo período de terror conocido hasta hoy, aún vigente en un país del mundo occidental, después del euro-asiático soviético contra “sus repúblicas”.

Nunca se ha vuelto a repetir semejante crimen público: fusilamientos sin juicio que solo necesitaron un ladrón acusando a un militar porque “le dio una galleta en la cara” mientras robaba; o un mirahuecos (fisgón), atrapado en el acto inmoral, porque el guardia rural “le dio un planazo”.

Un mundo hipócrita “se abismó” por las sanciones en los juicios sumarios contra los militares, asombro que duró muy poco y no ripostó con las medidas que hubieran obligado a renunciar de verdad al asesino devenido Héroe continental con alcance a la cama de Jean Paul y Simone en la Francia de...

Y a Castro lo apoyaron, lo magnificaron y lo santificaron, cualquier acción rebelde por el maltrato criminal al pueblo y por la destrucción de la “república que murió baby (1902-1958)”, la clasificaron como “actividades antipopulares”; luego, luchar contra el comunismo impuesto significó y significa atentar contra la mejor voluntad divina; a fin de cuentas, el tirano dictador fue una fantasía sexual propuesta tanto para mujeres insatisfechas de “ricos, artistas y docentes” en cualquier confín del mundo, como para homosexuales polícos encubiertos en disfraces de líderes occidentales.

Sin embargo, la poca rebeldía del pueblo cubano, la aceptación de su propio linchamiento desde el inicio, proponiendo formas de mejoramiento suicidas y apoyándolas todas, dio al traste con la pérdida total de los elementos necesarios para identifcarse como cubano, a través del pisoteo de los valores patrióticos.

El abandono de los valores nacionales por el apoyo a un tirano representante de una ideología para uso personal “in crescendo” en la explotación del pueblo, produjo la dictadura, que se ha reflejado directamente en las nuevas generaciones que no tienen a la patria como principal reclamo, mayoría anémica por herencia y/o contagio, resultante en que no tienen en cuenta el compromiso obligado; nada relacionado con el Alma Máter influye en el comportamiento y su dirección es a ningún lado ajeno a tratar de vivir y vivir bien sin importar cómo se alcance el modo de vida, por lo general, sacrificando la moral individual.

Si es justo al analizar el caso Kuba y los kubanoides está a riesgo de ser víctima de la mayor decepción posible ante el triunfalismo trasnochado de los líderes de grants de nueva edición en la isla, porque, cuando se escucha a un “isleño” decir que “Díaz Canel (foto con Modesto), nos mata de hambre”, se debe sobrentender que existió un período establecido entre un año no declarado y el presente, en el que “no los mataban de hambre”.

El pueblo en la calle está culpando a Díaz Canel también por males que, a la manera histórica, nadie ve y, si no se pueden ver, es porque la represión clásica del castro-comunismo es cuento de brujas hoy; mientras se comenta que “quedó sin comunicación con el familiar de afuera” por fallo del sistema IMO, enfocan la noticia como si fuera la primera vez que la comunicación familiar entre la isla y “el nodte” fuera afectada, como que siempre hubiera existido a la manera de hoy y mejor.

La negación de la historia castrocomunista para calzar su ningún sufrimiento al respecto, es un arma del castrismo para reafirmar el desgano impuesto entre los kubanoides sobre conocer y reconocer el verdadero sufrimiento nacional, nulo desde 1998 aproximadamente, en los niveles impuestos durante más de 30 años por la tiranía dictatorial.

Al caso, la protesta “intelectual independiente” por la aplicación del decreto 349, desdice la realidad histórico-represiva en lo artístico, porque, protestar como hacen contra la decisión de continuar la censura (la tratan como imposición novísima), refleja que, desde algún año posterior a 1994, los “creadores” pudieron hacer libremente su obra, en desacuerdo con la resolución de marras; es decir, la aplicación alteró el curso normal de la libertad artística de que gozaban o ¿Acaso hay otra forma de entender la situación?

Rebeldía sostenida es la justificación por la que el caso cubano no le importa a nadie en ningún lugar y a los que parece que les interese, significa sino oportunismo desde cualquier ángulo que se vea: dinero y prebendas por mentir, deconocer y jugar al anticastrista.

Hace 21 años que el pueblo de Venezuela se tiró la soga al cuello al elegir a un terrorista-golpista como Presidente, tal error significó regalarle el país a Clinton para que designara a la tiranía castrista como capataz, amoralidad sostenida aunque conocida; continuó durante las Administraciones Bush y Obama; sin embargo, reaccionaron rápido y, con la ventaja que les ofreció el desmembramiento de la URSS, llevan ese mismo tiempo luchando hasta hoy, en que han renovado esperanzas por efectos de Guaidó y del apoyo de los mismos que consolidaron y mantienen al castrismo en Kuba, en contubernio con la actividad traidora kubanoide primera etapa (histórica) o actual.

¿Por qué toda la actividad opositora se reduce a algunos lugares de la ex-provincia oriental y de La Habana? ¿Por qué el 90 % de la promoción mediática involucra a UNPACU? ¿Dónde están Antúnez y los otros? ¿Acaso hicieron algo malo (o bueno) que desconocemos? ¿Hay un plan pijama ordenado desde aquí contra ciertos “opositores”? 

Una vez escribí que la mediatización de “la lucha contra los Castro”, hoy contra Díaz Canel, se ejecutaba en sistema rotación, pero lo de UNPACU y el silencio ante cosas sensibles a estas alturas “en la lucha”, reflejan que el espectro es turbio y no hay “transparencia”. “Piensa, significa que existes” (Descartes)


0 comentarios:

Publicar un comentario

ARTICULOS DESTACADOS POR EL LECTOR

Archivo del blog