lunes, 19 de octubre de 2020

ANALIZANDO LA CENSURA

Por Alberto Pérez AMENPER.


Cuando leemos en la historia sobre la censura, vemos qué es tan antigua que ha estado presente siempre pero con mayor rudeza durante   la Inquisición española y las monarquías absolutas entre los siglos XVI y XVIII, por citar solo dos ejemplos.

Pero , la diferencia con lo que vemos hoy es que , al menos,  estas ideologías teocráticas y monárquicas no se llamaron democráticas.

Para los que peinamos canas,   recordamos en  la historia moderna la censura de los totalitarismos comunistas de la Guerra Fría que restringieron la circulación de las ideologías en pugna que se construyó durante el siglo XIX, y que aparente colapsó en la primera mitad del siglo XX, con la caída del Muro de Berlín.

La “pasión por silenciar” dejó entonces de ser, exclusivamente, un asunto de ofensores y ofendidos.

Lo censurable adquiría un nuevo rango doctrinario y filosófico, sólo comparable al de la interdicción teológica de la Edad Media. Bajo el comunismo  no sólo se censuró a quienes desafiaran la autoridad del estado sino  a quienes transgredían también  el canon ideológico del marxismo-leninismo. Y esto lo vivimos en nuestra Cuba en formación durante los años 1960 al 1971. Aquel fue el periodo de formación del nuevo Estado por lo que los criterios de inclusión y exclusión de la vida pública no estaban plenamente formulados.

Desde luego que hubo censura en Cuba desde el mismo año del triunfo de la Revolución en 1959, pero inicialmente su lógica respondió a los mecanismos de exclusión que genera todo proceso revolucionario. Desde los primeros meses de 1959, un amplio sector del campo intelectual demandó el castigo de escritores y artistas que se expresaban contrarios o no cooperativos con el estado comunista.

Ahora, en Estados Unidos no estamos bajo el comunismo…bueno, todavía.

La implementación del comunismo en un país toma diferentes formas y estrategia. En EEUU , por ejemplo,  ha sido la toma de los medios de comunicación.  Los principales periódicos y estaciones de televisión están ya en posesión de la ideología comunista.  La nueva versión de un medio de comunicación que es la llamada “red social” con sus gigantes Facebook y Twitter por una ley aprobada por el congreso, están exceptos de demanda legal y se reservan el derecho de censurar lo que consideran conveniente de acuerdo con su ideología socialista.

Las principales plataformas de las redes sociales se han convertidos en “Gánster Digitales”

Plataformas digitales como Facebook han venido siendo reconocidas para el que quiera verlo, como una fuente de desinformación y manipulación. El poder de estas corporaciones a la hora de condicionar el curso político de los acontecimientos entraña un riesgo para la democracia y  es un hecho reconocido, no solo por sectores críticos, sino por entidades como la Comisión Europea o el Gobierno de los Estados Unidos.

Sorprende por ello, aunque no es nada nuevo , el aplauso generalizado de los medios “críticos” al primer episodio de censura corporativa a las declaraciones en las redes sociales de un partido con representación política en estas elecciones, cuando buscan siguiendo la vieja estrategia del miedo la supresión de artículos selectivamente por la ideología política.

Hemos visto como han censurado a un artículo de un periódico nacional, el New York Post, el quinto en circulación en el país y el de más tiempo circulando , fundado por uno de los padres de la patria, simplemente porque este artículo afectaba la campaña política del candidato de su preferencia.

Estamos viviendo la censura que vimos en Cuba, pero lo peor del caso es que todavía no tienen el poder del estado.

Si los demócratas ganan las elecciones, ¿Qué podemos esperar?

No sólo nos vemos impotentes y encerrados en la jaula cibernética del siglo XXI, sino que también con su enorme poder tecnológico jamás visto en la historia de la humanidad,  han creado lo que he acuñado como una cibercracia que en realidad rebasa los alcances de la plutocracia imperante en EEUU donde los medios de comunicación se han convertido en un recurso político vacío de todo contenido.

Legará un momento en que no podrán leer estas tediosas descargas que les escribo , no creo que se pierda mucho en cuanto a la calidad del contenido, pero se perderá el derecho de la persona a escribir lo que le venga en gana, que es la libertad de expresión del que escribe su opinión y la libertad del que quiera leerlo.

Pero quiero terminar con una nota agradable. 

Tenemos que preguntarnos:

Si Joe Biden, quien cuenta con el apoyo confeso no solamente de los gigantes de Silicon Valley, sino también de la banca de Wall Street, de Hollywood y hasta de la NBA y aparentemente está al frente en todas las encuestas

¿Por qué esta censura?   

Con tanto apoyo era innecesaria la censura de los "correos de Hunter Biden" expuestos por el New York Post, al menos que sea vulnerable y muy artificial la cantada delantera de Joe Biden en las encuestas.

 

 

 


0 comentarios:

Publicar un comentario

ARTICULOS DESTACADOS POR EL LECTOR

Archivo del blog