jueves, 15 de octubre de 2020

LA JUEZA BARRETT PUEDE SER UNO DE LOS MEJORES LEGADOS DEL PRESIDENTE TRUMP

 Por Keyla Torralba


Miami, Fl- Escuché por tres días consecutivos a la jueza Amy Barrett durante las audiencias para la confirmación a la Corte Suprema de EEUU.  Las  disfruté de principio a fin, por su grata discusión y respuestas en una excelente presentación en el senado. Sin dudas es una muy buena representación femenina de 48 años apenas, que todos pudimos,  al menos, conocerla mejor.  

Me hubiese gustado que la audiencia se extendiera mucho más , porque era un placer escucharla y aprender de ella, de su carácter, de su visión y de comprobar ,inequívocamente , cuán brillante es. 

Ante la mirada atónita de los que estaban en contra y se resistían  -que fueron muy pocos, por cierto- se podía ver la manera en que sucumbían ante esta mujer sencilla, calmada, humana, sensible, analítica, que incluso casi los obligaba inconscientemente a usar palabras muy sutiles al dirigirse a ella,  incluyendo que  se percibía el respeto por su presencia y su intelecto. 

La Jueza Amy Barrett, una textualista que trabajaba para un textualista, el fallecido juez Antonin Scalia, es evidente que tiene la capacidad de llevar la lógica y el orden al desorden y la complejidad que vivimos en estos tiempos. 

No se puede ser un buen textualista sin esa habilidad, ya que el textualismo insiste en que la ley puede entenderse sin referencia a la historia legislativa o los objetivos y el contexto del estatuto. 

 Un textualista es un originalista  que da un peso primordial al texto y la estructura de la Constitución como fue escrita en el papel. 

Es estrictamente lo que el  texto significa, lo que una persona común habría entendido en el momento en que fue escrito y no bajo interpretación de el movimiento marxista liberal que parece dominar las Instituciones estadounidenses. 

Esta combinación de  mujer inteligente y agradable asusta a los liberales, que nada podían hacer ante ella. 

Su brillantez e inteligencia con ese carácter inmutable y calmado hacía desesperar a  la mediocridad de muchos en el senado que haría preguntarnos , -¿cómo llegaron ahí?

Si tenemos la suerte como nación, de poder tener a la jueza Amy Barret en la Corte Suprema, este va a ser probablemente,  el mejor legado de todos los tiempos que el Presidente Trump pueda dejar durante su mandato en la historia. Ella es realmente una joya entre muy pocas. 

Sería un gran avance y privilegio tenerla sirviendo a los EU en la corte suprema.

0 comentarios:

Publicar un comentario

ARTICULOS DESTACADOS POR EL LECTOR

Archivo del blog