sábado, 17 de octubre de 2015

"ALGUNOS DE LOS GRANDES NOMBRES..." ¿QUÉ NOMBRES?


Por Andrés Pascual

Hay “analistas que no acaban de tumbar pa' un la'o”, bueno, es un decir, entiendo bien la ambivalencia moral ante el “reclamo”, que, para ciertos personajes de dudoso anticastrismo, no es patriótico, sino oportunista.

Alejandro, el de La Mirada Indiscreta, llama lamentable a “la gozadera de celebridades americanas sin fronteras” desde que Obama... entonces ponen proa a Cuba ¿Solo lamentable? Y “eso no es na' camar'a”, como cantó mi paisana María Teresa, diva de verdad, una vez que el sentido acepta la proliferación y el manejo de incultos y profanadores. Deja que pasen los días....

Por cierto, los europeos no están en lista de espera, se han cansado de visitar el desastre y conocen mejor que nadie que es sino una reverenda mierda. EUA llega tarde a todo con respecto a Europa, por Cuba han pasado tantos ya que mejor ni hacer el cuento.

Sin embargo, “pensándolo bien”, el americano que no haya estado en el cubil es porque no le ha dado la gana, han ido de mil formas: JLO acompañó a Ojani durante 15 días, luna de miel retrasada que transformaron en “visita humanitaria”, porque la Administración Clinton, el gobierno noble y bueno de BUBBA, le negó la visa de turista al padre del “foodrunner” para que asistiera a la boda de su hijo en Miami Beach.

En Cuba se alojaron en el Nacional y Jennifer viró entre azorada-asombrada por tres cosas: se tuvo que echar el agua con una lata, el bidet “se movía” y la hospitalidad del pueblo costero Jaimanitas le pareció Puerto Rico (su mamá la llevó a la Isla del Encanto cuando ella y su hermana pasaban de 10 años de edad), todo lo que dije me lo contó la propia neoyorrican 4 días después del regreso. En la Isla Esclava hicieron un video familiar de más de 10 horas de duración.

La visita a Cuba se produjo a finales de 1997 y nadie la reconoció porque no la conocían, pese a estar sentada por horas en el lobby del Hotel o en la piscina; recién había filmado Anaconda en Brasil, a donde viajó con Ojani.

La cantidad de bacterias que están viajando a la Isla lo hacen para tener todo el sexo libre y la droga que puedan gratis, sin “paparazzis”, por lo que es un “boom” de reafIrmación de la política obamista, el apoyo a otra amoralidad antiamericana de las miles del Birra.

Omara Portuondo cantó para el Birracial, Moche y la pandilla, a nadie debería sorprender que este hato de camajanes tocara en la ex Casa Blanca, a fin de cuentas, es sino otro reconocimiento al castrismo, a la preferencia por la tiranía y a otorgarle la influencia entre hispanos a aquellos bandoleros a través de la invitación; pero no se deje engañar, “la diva” del laterío tiene 85 años, así que rechace cualquier imposición de que este esperpento, “feo y viejo”, sea icono de la juventud, nadie a esa edad puede ser lumbrera con la música cubana tradicional y enganchar a la juventud, no lo logran Tom Jones, los Pasos, Petula Clark o Daniel Velázquez, más jóvenes, intérpretes de un tipo de música mucho más cercano en el tiempo y de más demanda durante el furor que despertaron que el bolero, que el son y que la propia Omara, en el link que pegué explico más sobre el asunto:


Y llegó Buena Vista Social Club, nombre de un local que nunca fue famoso, al que asistían mayormente jamaicanos que se mataban a machetazos cada fin de semana, pero allí interpretaban las Estrellas de Arsenio Rodríguez, los Astros de René Álvarez o el grupo del ekobio Chano Pozo por poco tiempo y el son guaguancó, música preferente, cumplió antes el papel de la timba hoy: llamamientos al desorden social y a la riña tumultuaria, responsabilidad que le asgnó la tiranía a Van Van, a Revé y a cuanta orquesta de solar ha inundado el espectro musical cubano.

La Sonora Matancera NUNCA TOCÓ EN EL "CASERONCITO" DEL BARRIO BUENA VISTA, la gente de Rogelio eran decentes, cumplidores y responsables, por lo que no cabían en los planes de contratación del tercio social de Curbelo; tampoco su música incitaba a la bronca y el destrozo. Siempre fue la orquesta de lujo de emisoras radiales o de programas televisivos de alto rating. Con Carabina de Ases de Oxamendi, Jorrín con América o con su propia orquesta, Lilí Martínez Griñán, Machito, Bauzá, Miguel, Ñico Saquito, los Compadres Segundo y Primo (originales) y Arsenio, constituyeron la base del enlatado salsa.

El nombre le gustó a Ray Cooder como promoción de interés, al estilo Palladium o Conga de Nueva York, incluso el Niche o el Pensilvania de la Playa de Mariano, equivalente al ALI BAR de los 50's.

El americano guitarrista y mercader musical, a quien no le importó pisotear la música cubana a base de mentiras, o al permitir que otros lo hicieran, quería tocar música cubana con un grupo especializado, especie de “darse el gusto o cumplir un sueño”, como hizo antes con el rock formato Rolling Stones y el disco que le produjo al grupo.

Buena Vista Social Club tuvo un solo “grande de la música cubana”, único nombre importante fue el pianista Rubén González, “Gonzalito” (foto con Jorrín, 4to de izq a derecha agachado), que dejó huella desde Arsenio a América del 55 a Enrique Jorrín y su orquesta.

El extraordinario intrumentista, arreglista y compositor estaba olvidado, ejecutando música clásica en algún edificio medio derrumbado de la Habana Vieja para niñas que se iniciaban en el ballet.

Ni Puntillita fue una figura “enorme”, bueno y hasta ahí, cantó algunos números con la Sonora y hizo casí toda su vida pre-tiranía con Julio Cuevas.

Es una colosal falta de respeto, un monumento a la infamia, lo que dice el material que puede leer debajo, publicado por ¿Por quién si no que el Nuevo Herald? Es una profanación del santuario de la mejor música jamás hecha en español en América y a quienes la compusieron o interpretaron originalmente, en ambiente de absoluta libertad y soberanía individuales, razón por la que pudieron:

http://www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/cuba-es/article39341190.html

0 comentarios:

Publicar un comentario

ARTICULOS DESTACADOS POR EL LECTOR

Archivo del blog