lunes, 20 de noviembre de 2017

Autor francés: para prevenir la Guerra Civil Sharia, establecer un estado islámico separado en Francia


Por TYLER O'NEIL (traducido)

La situación en Francia se ha vuelto tan desesperada que la única forma de prevenir la guerra civil entre sectores musulmanes y no musulmanes de la sociedad es dividir el país en dos, argumentó un académico francés.

Esto puede parecer innecesariamente drástico, pero el impulso de la sharia (ley islámica) que está consagrado en el gobierno, puede hacerlo necesario.

"Así como los ingleses nunca lograron domesticar a los irlandeses católicos, nunca podremos erradicar el islamismo radical", escribió Christian de Moliner en la revista en línea francesa Causeur: "Todos se dan cuenta de que un segundo pueblo se formó en Francia, una rama que quiere establecer su vida en valores religiosos y se opone fundamentalmente al consenso liberal en el que se fundó nuestro país". El autor también compartió su artículo en una publicación en Facebook.

De Moliner argumentó que "una nación siempre descansa en un pacto fundamental, un mínimo de leyes que todos aprueben". En Francia, afirmó, este ya no es el caso.

"Nunca podemos meter la pasta de dientes en el tubo y convertir al 30% de los musulmanes que exigen la introducción de la Sharia, a los méritos de nuestra democracia y secularismo", explicó el autor. "Ahora estamos permitiendo que ocurra la segregación que no dice su nombre".

"Aunque aún no estamos en guerra abierta, los fieles del Profeta ya están agrupados en áreas a veces gobernadas por reglas especiales (velo obligatorio, rechazo de judíos en ciertos guetos, matrimonio y vida matrimonial regulados por los principios coránicos)", escribió.

El autor francés advirtió en contra de apaciguar a aquellos que presionan por el reconocimiento legal de la Sharia en las leyes y tribunales franceses.

"Por miedo a parecer islamofóbicos, para satisfacer a este grupo de musulmanes, estos gobiernos están dispuestos a aceptar la difusión generalizada de prácticas radicales en todo el país: el velo en la escuela y en el trabajo, la obligación de carne halal en todas las cafeterías", continuó.

Y sostuvo que si Francia continúa apaciguando a la minoría Sharia, las leyes locales impedirán que las personas coman durante el Ramadán, la blasfemia será castigada como "una incitación al odio racial" y el cristianismo tendrá que practicarse en secreto. "Las campanadas de las iglesias se detendrán", advirtió.

De Moliner mencionó la victoria de mayo del presidente Emmanuel Macron sobre la populista antiislamista Marine Le Pen. Esta elección "no hizo desaparecer los problemas", simplemente los dejó de lado.

El autor admitió que la remigración forzada de musulmanes islamistas no sería posible "si mantenemos un marco democrático".

Citó el destino de los musulmanes rohingya de Myanmar, un escándalo internacional resultante de un gobierno que reprimió la libertad religiosa.

El islamismo es "un movimiento que busca destruir países libres".

0 comentarios:

Publicar un comentario

ARTICULOS DESTACADOS POR EL LECTOR

Archivo del blog