domingo, 5 de noviembre de 2017

DONNA BRASILE DICE QUE "TEMIÓ POR SU VIDA" DESPUÉS DE QUE SETH RICH FUE ASESINADO


El hecho de que Brazile dice que sospechó que algo nefasto podría haber estado en marcha, es motivo suficiente para echar un segundo vistazo a la muerte de Rich.

Zero Hedge, Infowars

Tal vez la revelación más impactante contenida en los extractos del libro de la ex presidenta del DNC Donna Brazile fue, como era de esperar, enterrada en un resumen del Washington Post, entre diversas acusaciones (francamente, nos sorprende cómo el Post, dado su estado de protector del establishment de Washington, se atrevió a publicarlo).

A raíz de la decisión de Wikileaks de publicar un grupo de correos electrónicos robados de los servidores del DNC, Donna Brazile dice que se volvió cada vez más paranoica sobre los posibles esfuerzos de Rusia para influir en las elecciones.

Sorprendentemente, dice que los principales demócratas, primero le dieron instrucciones de no discutir sus preocupaciones con los demás.

Pero, incluso más que los rusos, Brazile dice que temía una posible retribución por parte de elementos oscuros dentro de la campaña y del Partido Demócrata que podría culparla por la filtración.

Sus temores se intensifican, dice ella, después del misterioso tiroteo contra el ex miembro de la campaña Seth Rich, quien según las autoridades, fue asesinado durante un robo, aunque muchos de los llamados teóricos de la conspiración han especulado sobre un posible complot demócrata para matar a Rich por su papel filtrando el alijo de correos electrónicos DNC a Wikileaks.

La ansiedad de Brazile finalmente se descontroló, hasta el punto en que temió por su propia vida, mientras se desempeñaba como presidenta interina del DNC.

Brazile describe su creciente ansiedad sobre el robo de correos electrónicos y otros datos de servidores de DNC por parte de Rusia, el lento proceso de descubrir el alcance de los ciberataques y las consecuencias personales.

Compara la sensación de tener ratas en el sótano: "Tomas medidas para deshacerte de ellas, pero saber que están allí y que hayan estado allí significa que nunca te sientes en paz".

Brazile escribe que estaba obsesionada por el asesinato aún no resuelto del miembro del staff de datos del DNC, Seth Rich y temía por su propia vida, cerrando las persianas de la ventana de su oficina para que los francotiradores no pudieran verla e instalando cámaras de vigilancia en su casa.

Se pregunta si los rusos colocaron un dispositivo de escucha en las plantas de la suite ejecutiva de DNC.

Al principio, Brazile escribe sobre la piratería, los altos funcionarios demócratas estaban "alentándonos a no hablar de eso". Pero dice que llegó un momento de alerta cuando visitó la Casa Blanca en agosto de 2016, para la 55ª fiesta de cumpleaños del presidente Obama.

La consejera de seguridad nacional, Susan E. Rice, y el ex fiscal general, Eric Holder, la apartaron por separado en silencio para instarla a que se tomara en serio el hackeo ruso, cosa que hizo, escribe.

Si bien no detalla sus motivos para sospechar que la muerte de Rich pudo haber sido un homicidio, el hecho de que Brazile dice que ella también sospechó que algo nefasto podría haber estado en marcha, es motivo suficiente para echar un segundo vistazo a la muerte de Rich. .

Por supuesto, si es cierto que Rich fue asesinado como castigo por filtrar los correos electrónicos, eso invalidaría la mayoría de la evidencia que apoya la narrativa de interferencia de Rusia que ha sido propagada por los Demócratas y sus socios en la comunidad de inteligencia.

0 comentarios:

Publicar un comentario

ARTICULOS DESTACADOS POR EL LECTOR

Archivo del blog