martes, 29 de septiembre de 2020

EL CHACAL DE ARTEMISA

Por  Esteban Fernández 


Lo cierto es que esa hiena rabiosa llamada Ramiro sin Fidel Castro hubiera sido un magnífico mamporrero en una finca de Artemisa. Si hubiera nacido en USA hubiera sido condenado a muerte como asesino en serie, peor que Charles Manson, pero la historia se escribe diferente. En Cuba sus crimenes han sido premiados.

Entre los miles de hijos de la mala leche que ha dado la Isla de Cuba yo escojo a Ramiro Valdés como el número tres. Es tan perverso que los monstruos le temen. 

El cerebro de toda la represión entronizada en Cuba desde 1959 fue Fidel Castro con el asesoramiento de los rusos y los checos, pero la mano ejecutora fue la de Ramiro Valdés Menéndez. Es más,  ya desde la Sierra Maestra fue el pionero y fundador del Departamento de Inteligencia del Ejército Rebelde. Ese criminal jamas será siquitrillado, porque la tiranía no puede prescindir de su diabólico "Luca Brasi" el de la película "El Padrino". 

Con los demás la historia es diferente: Cuando un alto ejecutivo del régimen castrista cae en desgracia es eliminado de su cargo y lo lanzan al ostracismo. No se habla más de él y se convierte en un fantasma.

Y esa gente se pasa todo el tiempo “viviendo en el pasado”, con  tremendas fotos de ellos junto a Castro en las salas de sus casas y alardeando en las colas de las tripas de epopeyas pasadas. Pueden llamarse Carlos Lage,  o Roberto Robaina, o Felipe Pérez Roque pero todos son desechables menos la fiera salvaje de Artemisa. Hasta Norberto Fuentes en el destierro presume de haber sido parte activa de la tiranía.

Con los demás apapipios la cosa es verdaderamente patética, es como un marido que la mujer lo traiciona y lo abandona y se pasa el resto de su vida  acordándose de “los buenos tiempos que con ella pasó”. Pero ya les dije que como toda regla tiene su excepción, la revolución castrista tiene la suya y se llama Ramiro Valdés Menéndez. 

El siniestro "Ramirito" ha sido apartado 20 veces, pero  jamás ha caído en desgracia allí. Ramiro Valdés es como un perro rabioso que su dueño (ahora Raúl) le pone o le quita la cadena a su antojo. 

A veces conviene esconder a Ramiro, desaparecerlo por un rato,  y ponen en su lugar a cualquier mediocre o hipócrita  y mandan a Ramiro a “no hacer nada”, a descansar, a vivir la “dolce vita" o a ocupar una "botella" como la de dirigir la cibernética. Sí, el que nos vigila en la Internet, en Facebook es él...

Si la cosa se pone  un poquito mala enseñan DE LEJOS a la serpiente de siete cabezas. Muy pocas personas en el país desconocen que ese es "el coco" encargado le partirle la ventrecha lo mismo a un transeúnte que a un teniente coronel si el momento lo amerita. Ante un chiflido y una orden Ramiro eliminaría la disidencia en menos de 100 horas.

Con una simple foto de él en el Granma es suficiente para que todo el mundo (incluyendo a la plana mayor del régimen) se preocupe enormemente porque ese es un síntoma de que existe la posibilidad de que le quiten las ataduras al perro de presa. Su sola presencia en Venezuela selló para siempre la suerte de esa nación

Y Ramiro no hace nada, no dice nada, está ahí tranquilo, observándolo todo,  haciendo muy bien el papel de ser el matón más temido en la historia de nuestro país desde la época de Valeriano Weyler. 

Mató en cantidades industriales, ultrajó, torturó, y ahora vive de su fama de criminal nato. Siempre está ahí aunque no lo esté. Es como un cuchillo pendiente de un hilo sobre las cabezas de la población cubana. 

Raúl y su hijo Alejandro, son capaces de quitarles las estrellas de General al más pinto de la paloma y lo envían a dirigir una granja avícola, eso ha pasado allí muchas veces, pero saben que cuando las cosas se pongan duras necesitarían sacar a su Lavrentiy Beria para la calle. Dicen que hace poco el nieto "El cangrejo" le sonó un sopapo al "presidente" Miguel Díaz Canel, pero a Ramiro le tienen terror.

Ramiro es, SIN LUGAR A DUDAS, la segunda persona a la que hay que barrer del mapa el día de los cuchillos largos en Cuba. 

Y disculpen la comparación con un chacal, un chacal es simplemente un perrito faldero al lado de esta alimaña rabiosa...

0 comentarios:

Publicar un comentario

ARTICULOS DESTACADOS POR EL LECTOR

Archivo del blog