viernes, 2 de octubre de 2020

EL RAZONAMIENTO DE LA IZQUIERDA

Por Alberto Pérez AMENPER



El razonamiento de la izquierda, con una santificada convicción irrefutable es difícil de digerir, pero es eficiente y posible por el control de los medios de comunicación donde la verdad es descalificada y adaptada a nuevos conceptos culturales.

  En las noticias de hoy cualquier hecho es validado para una descalificación,   como por citar un caso,  que han descubierto de la nominada a la Corte Suprema Amy Coney Barrett, hace diez años firmó un documento critico de la decisión de la corte sobre la ley del aborto Roe vs Wade.

  Quienes así actúan olvidan olímpicamente que no sólo un ciudadano, sino hasta un miembro de la Corte Suprema puede tener su opinión discordante sobre un caso porque así lo ampara la Constitución de EEUU.

 Sucede a menudo, un juez escribe su opinión discrepante de la mayoría.

Pero el razonamiento de la izquierda es que, si la opinión es contraria a la de ellos, significa la eliminacion  de la persona en lo moral y lo ético  y es entonces cuando la media nos dice que no importa su currículum académico o su experiencia para ser miembro de la Corte Suprema. 

 Si la jueza Barrett fuera favorable al aborto, aunque sus calificaciones fueran inferiores, entonces si es capacitada para un puesto en SCOTUS  según ellos pero  si es contraria, queda eliminada de un plumazo .  Si la jueza Barrett estuviera de acuerdo con el Obamacare, sería  una persona ilustrada y capacitada, pero como NO lo está es una iliterata ignorante, no importa sus calificaciones y experiencia y por tanto  no debe de ser aprobada para ser magistrada de la Corte Suprema.

 Este mismo RAZONAMIENTO absurdo nos lleva a los temas del debate Trump-Biden.  Ante la pregunta del moderador Wallace  a Trump, sobre los supremacistas blancos, la respuesta no fue evasiva, fue lo que es la realidad hoy en día.  ¿Qué es un supremacista blanco?  Porque si es un miembro del KKK era malo, esto no es lo que estamos mirando u oyendo. Lo que vemos son otro tipo de odiadores  que ya no visten capuchas blancas con 3K sino turbas violentas vociferando que la policía y cualquiera que se pare con un fusil para defender su comercio es un racista blanco. Y yo pregunto   ¿Puede Trump condenarlos? 


Por el otro lado, cuando le peguntan a Biden si condena a Antifa, el candidato demócrata  dice evasivamente que NO es un grupo, pero si una idea.  Lo cual es en parte verdad, Antifa es una idea incendiaria de grupos que están destruyendo ciudades, pero Biden no los condena, no dice lo qué hará con ellos si es electo presidente. Sin embargo Biden no contesta la pregunta al moderador de que si va a llenar la corte suprema con 9 magistrados más y si acabaría con el filibusterismo en las cámaras legislativas.  Empieza a hablar de otra cosa, no responde, y el moderador queda callado.  Cuando Trump lo interrumpe y le dice ¿No vas a contestar la pregunta? Le dice “shut up, man” o sea “cállate la boca” pero lo que nos dicen es que Trump se estaba saliendo del formato del debate, no que el moderador no estaba cumpliendo con su deber.  El moderador era el que tenía que haber dicho que no estaba respondiendo la pregunta, no Trump,  pero si el moderador no lo hizo, Trump tuvo que hacerlo, porque esi es él, esa es la ventaja que tenemos con un presidente con istamina . No importa si a veces nos gusta o no lo que dice, pero sabemos que lo que dice es lo que realmente piensa y lo que hará lo hará, no como Biden que al no responder la pregunta no se sabe lo que va a hacer, aunque no los podemos imaginar.  

Creo que, si se celebra otro debate, sencillamente no se le puede poner una cadena y un bozal a Trump ni siquiera en este tiempo de pandemia, y no creo que en esto de los debates las máscaras sea lo que queremos de los candidatos, queremos ver lo que son y lo que piensan, lo otro es censura, las interrupciones son contestas no censura. 

Caricatura de Tulsa World


0 comentarios:

Publicar un comentario

ARTICULOS DESTACADOS POR EL LECTOR

Archivo del blog