sábado, 23 de noviembre de 2013

DICEN LO QUE QUIEREN OIR AQUÍ...


Por Andrés Pascual (tomado de Nuevo Acción)
Yo no sé hasta cuándo van a durar todas esas convocatorias desde aquí hacia Cuba, que tienen como objetivo el apoyo a protestas "masivas y callejeras" en todo el país.
En primer lugar, en la Isla hay un sinnúmero de organizaciones con múltiples y simbólicos nombres que, supuestamente, enfilan a producir cambios; sin embargo, muchas esconden la clase de cambios que quieren para Cuba.
De otro lado, la lucha por el protagonismo supera la verdadera intención que debe existir tras cualquier grupo; entonces las dificultades en cuanto a ponerse de acuerdo -léase unidad-, se alejan de forma más que irrazonable.
Ninguno de los dirigentes de los grupos de oposición a Castro va a conseguir que le siga la mayoría que hace falta para lograr la rebelión -que debe ser el objetivo de cualquier movimiento que pretenda liberar a Cuba-, por el contrario, luchar por la calle es algo de lo que ni quieren oír.
En ese estado de cosas, la calle se mantiene en poder del tirano, que las protege bien con sus grupos de asesinos llamados Brigadas de Respuesta Rápida o del "buen revolucionario" que acude al progromo con miras a golpear por arriba, de manera traidora, a quien tenga el valor de enfrentarlos.
Hay un detalle en cuanto al enfrentamiento con la dictadura castrocomunista y es que se necesita, de manera obligada, una cuota más que generosa de sangre para lograr objetivos en la lucha, nunca con el gandhismo trasnochado que cunde los movimientos de marras, esos son pura basura y palabrería.
Por ejemplo, ¿Cúal es la razón por la que ninguno de estos elementos abandona el nombre de "opositores o disidentes" y tome el de contrarrevolucionarios o anticomunistas? ¿Acaso esperan una pelea "tablas" por esconder el que se supone sea su objetivo primordial? Hay mas, ya he dicho antes que existe un potencial en Cuba digno de tenerse en cuenta sacándole de las garras del vicio y la inanición o la apatía ante el acontecimiento sublime. Hasta que los grupos que aparentemente dirigen la actividad "disidente" no logren despertar el receptor juvenil cubano ante el llamado de la Patria, no habrá la mínima posibilidad de "rebelión" en los niveles necesarios, que remuevan en sus cimientos el experimento de represión y muerte en que se les convirtió el país, sin embargo, eso no es prercisamente lo que quieren ni lo que buscan los ghandistas. ¿Acaso hay miedo a que un joven se destaque desde las filas de la contrarrevolución y les estropee peligrosamente el vacilón a algunos "líderes"?
Es muy difícil atraer a los jóvenes hacia posiciones de lucha en que se juega la vida o la integridad civil un hombre, cuando se perteneció a esferas altas de ese gobierno; a pesar de de que por acá ni se tocan estos asuntos sino contra algunos que no tienen padrinos.
Sin alternativas, hay que "jugársela al pegao"; tienen que explicarle a los jóvenes que, a pesar de haber reaccionado tan tarde ante el abuso en que se convirtió esa mierda que le dicen revolución, su arrepentimiento es sincero.
No basta con llegar a un programa de prime time en Miami y hacerse el Hara-Kiri ante el exilio que no les perdona tanta demora aunque parezca lo contrario y tienen que acabar de hablar las verdades del país en cuanto a la posibilidad de "rebelión", no llegar o mandar una nota por esta vía o por otra con el detalle de que éste o aquel día será el de la protesta, que trae como consecuencias que los hombres de buenas intenciones patrióticas sigan incurriendo en el error de "persecusión de fecha" y, por último, tienen que dejar de opinar para que los círculos de Miami les den "el visto bueno" cuando digan en el programa de Haza o Maria Elvira lo que aquí se quiere oír que, como se sabe, no es la realidad del país.
Si no se deciden a la convocatoria violenta ni podrán arrastrar a la juventud ni se podrá soñar con la posibilidad, no de cambios, que es una palabra que suena fea, sino de derrumbe absoluto de aquella "hijeputez" en que se convirtió nuestra patria; de remoción total con el castigo intrínseco de todos lo contribuyentes a que semejante crimen floreciera de la forma como ocurrió...

EDICIÓN DEL VIERNES 11 DE ENERO, 2008

2 comentarios:

  • Anónimo says:
    23 de noviembre de 2013, 18:31

    Recientemente, despues que Obama le dio la medalla a Bertha Soler y a Farinnas, le pregunte a un amigo si los conocia y me dijo que jamas habia oido hablar de ellos y este amigo no vive en la Sierra, vive en Nuevo Vedado, asi que a los Castros le quedan muchos annos en el poder. Lo demas es hablar boberia y gastar dinero tratando de tumbar el Morro lanzandole piedras desde Miami. Los Castros ademas de todo lo que todos conocemos son un tremedo negocio para muchos.

  • La Crónica USA says:
    24 de noviembre de 2013, 1:52

    Coincido con anónimo

Publicar un comentario

ARTICULOS DESTACADOS POR EL LECTOR

Archivo del blog