sábado, 21 de julio de 2018

LA SICODELIA Y LA NUEVA TROVA


Por Andrés Pascual

La simpatía del “fan” de cierto tipo de artista se pone a prueba ante la disyuntiva del “binomio”, o aceptar que, incluso el genio, se pueda identificar como “gran artista-mala persona”; según Ignacio Vidal-Folch, la dificultad para asimilarlo proviene de la “fé religiosa en el arte y en sus clérigos…”.

El caso más sonado en el voto contra un artista, aprobado por todo el mundo de su época, fue favorable a Charles De Gaulle cuando se negó a indultar a Roberto Brasillach, acusado de colaborar con los nazis durante la ocupación de Francia. Brasillach, un joven poeta de tendencias inclinadas a “los ismos”, fue condenado a muerte en 1945.

 A aquel autor, según Vidal-Foch, le clasifican como el villano máximo de la literatura, director de la revista Je Suis Partout, la más leída, la mejor hecha, y la más odiada de su época. Dicen que el poeta traidor recibió la notificación de su condena con un gesto de elevado perfil de carácter, al responderle al comisario: “Es un honor…”.

Cuando la traición del artista es el voto incondicional por una tiranía capaz de asesinar; cuando un artista es capaz de tergiversar las realidades para promover y ofrecer un arte contaminado, entonces, como artista es un fraude y, como persona, un vil instrumento que explota el talento de manera oportunista, que pisotea los cadáveres sedientos de justicia en pro de sus intereses, útiles para lograr un “modus vivendi” al cual, quizás, no hubiera accedido en situaciones normales de respeto, más que al paisano, al ser humano.

En muchos cubanos funciona el concepto tradicional de decisión ante el “binomio”, al no ser capaces de elegir lo moralmente obligatorio, que sería el rechazo absoluto a quienes cumplen un papel tan detestable en el asunto nacional, que empequeñecen a estatura enana su clase artístíco-profesional, si es que la tienen.

Silvio Rodríguez y la Nueva Trova son figuras repudiables del “pseudoarte” fidelista a través de la música militante, grotesca continuación tropical de aquel experimento creado por Máximo Gorki y José Stalin, “el realismo socialista”, que secuestró la gran literatura rusa del XIX y casi todo el XX, en pro de una circunstancia aborrecible como la práctica de la ideología leninista-comunista a través de la imposición de una terrible y tiránica gestión de dictadura criminal, personal o de grupo.

La represión castrista sometió a la niñez y a la juventud a la violación de sus ciclos generacionales más absolutos: ni niños ni jóvenes…directo a una adultez rara, con fundamento en una filosofía neo-esclavista, expresado todo por consignas y lemas; vivido en medio de escaseces impuestas para el control político de la sublevación y castigado hasta con la muerte quien osara, no sublevarse; sino protestar "pacíficamente".

Mi generación no pudo vivir la sicodelia, de la que me interesó su música, la ropa y en nada los hippies ni los movimientos de protesta contra la Guerra de Viet-Nam, ni los grupos antiamericanos encubiertos tras pancartas por la paz, ni la Brigada Venceremos, ni Angela Davis, ni las visitas de Panteras Negras a La Habana; pero The Dave Clark five, The Troggs, The Rolling Stones… sí me interesaban; tal vez lo juzgue equivocado, pero siempre he considerado a Bob Dylan  entre los liberales drogadictos de izquierda y nunca lo asimilé; ante la discrepancia creada por el binomio con el cantante de “Like a rolling stone”, opté por la variante de “persona no grata, rechazable” y le dejé a otro tipo de entusiasta que se entretuviera con lo de “creador genial” y lo colocara en calidad de icono, a fin de cuentas y por algo será, también de Silvio.

Yo no podía, la verdadera lucha entre el Este y el Oeste, entre civilización y barbarie, entre libertad y esclavismo se desarrollaba en Cuba durante los sesentas y el verdadero genocidio de la inteligencia, de la disposición y del emprendimiento de la juventud se cometió allí: fuimos un experimento diabólico en cuanto al sacrificio de la propia vida y del concepto más absoluto de “decisión personal” y el mundo como si con él no fuera y la ola de promoción de Castro y Ché Guevara por la intelectualidad trasnochada europea, latinoamericana y antiamericana de aquí, apoyando a toda máquina semejante aberración en todas sus variantes.

A través de "la Nueva Trova", la tiranía dictatorial castro-comunista pretendió rellenar el vacío que provocó la censura contra "el ogro diversionista o la música hecha bajo cánones de libertad de expresión”: un grupo de oportunistas, por lo general de lenguaje ambivalente, dispuestos a sacrificar su moral en pro del reconocimiento político; algunos talentosos como Silvio y Pablo, en menor grado Noel Nicola y el circuito musical cubano puesto a los pies de estos individuos para que hicieran lo único que siempre han sabido: pisotearlo; entonces les regalaron el Festival de Varadero en su segunda etapa para que lo administraran y nadie podía grabar un disco sin el “visto bueno” de estos mequetrefes peligrosos.

Hoy el binomio funciona a la perfección favorable a estos “canta-autores”, cuando un cubano le dice, sin ninguna pena, que “no está con Fidel; pero le gusta Silvio” ¡Vaya usted a saber con qué se come!

La Nueva Trova no ganó adeptos en Cuba, se la impusieron al joven por medio del proceso “no selección”; es decir, como que no proponían otra opción de entretenimiento, apostaron al movimiento y a sus perniciosas cabezas.

Para llevar a cabo el plan suspendieron de radio y televisión a todos los cantantes hispanos de fama y clase que, como en cualquier lugar, estaban pegados y aparecieron acusaciones estúpidas, fabricadas contra todos, por lo que José Feliciano, Sandro, Julio Iglesias, Camilo Cesto, Los Angeles Negros y todos los grupos de lengua inglesa del pop internacional, fueron proscritos para limpiarle el camino a la Nueva Trova, con la que coparon la programación de objetivo juvenil.

El desgobierno sabía que solo sin posibilidad de alternativas, un joven cubano, muerto de hambre, sin ningún tipo de derecho civil, se podía disparar a Silvio Rodríguez o a Sara González, reclamando libertades para un uruguayo, que podía viajar a cualquier lugar del mundo sí tenía el dinero para hacerlo, mientras ellos ni podían oír la música que les gustaba.

El brujo mayor en este concierto de deslealtades y traiciones a la juventud cubana de toda una época es Silvio Rodríguez, una máquina de componer loas, lemas y compromisos en porcentaje mucho mayor que canciones; un tipo que se comprometió y nunca protestó contra ningún crimen cometido en su país...

0 comentarios:

Publicar un comentario

ARTICULOS DESTACADOS POR EL LECTOR

Archivo del blog